Ella es una matagalpina que aprendió sola el arte del maquillaje

Ha tenido el honor de maquillar a la primer finalista de Miss Nicaragua y la primera finalista de Miss Mundo Matagalpa

Adriana reconoce que esto más que ser un trabajo es una pasión. Foto: Cortesía Camilian Estudios

Para los profesionales el maquillaje es una especie de arte privado, algo mágico donde puede suceder la transformación y abrirse puerta de una nueva vida.

En Nicaragua hay muchos especialistas de renombre en este arte, sin embargo hay otros quienes poseen este talento, pero su nombre aún no ha calado con tanta fama.

Adriana Cecilia Mejía Cruz es una joven de 18 años amante del ramo de la belleza, a su corta edad es una de las pocas matagalpinas que ha maquillado a misses. Y es que la calidad de sus maquillajes hablan por sí solos.

“He tenido el honor de maquillar a la primer finalista de Miss Nicaragua y la primera finalista de Miss Mundo Matagalpa”, relata Mejía.

Esta jovencita, amante de las brochas, asegura que desde pequeña fue objeto de burla y de bullying, pues tenía poca confianza en sí misma y se sentía aislada del mundo que la rodeaba.

“Mi apariencia me molestaba mucho y las personas se reían de mí todo el tiempo. Un día mis compañeros de secundaria me eligieron reina de mi sección para burlarse de mí, fue una etapa dura pero que ya logré superar”, confiesa.

Lea: Karina Blandón una nica que brilla en el extranjero

Durante su adolescencia Adriana empezó a llenarse de confianza y participó en más concursos de bellezas llevándose muchos reconocimientos, sin embargo no sentía que había nacido para eso, algo más le faltaba y fue cuando decidió probar con el maquillaje.

“Después de eso la belleza me gustó mucho y empecé a hacer maquillajes y jamás estudié belleza, gracias al maquillaje he podido suplir todo lo que necesito. Ahora con ello pagaré la matrícula en la universidad para estudiar Arquitectura”, confiesa.

Adriana reconoce que esto más que ser un trabajo es una pasión, además señala que a pesar de no haber aprendido este oficio profesionalmente le gustaría en algún momento especializarse aún más en el ramo de la belleza. “Lo que hago lo hago con amor y para eso no hay escuela que te lo enseñe”, finaliza la bella matagalpina.

...

Notas Relacionadas