Los sueños de un acróbata

Hace su presentación para comprar un espacio seguro en el que pueda trabajar

HOY

Pasión y necesidad motivaron a Nehemías Velásquez, un hombre de 35 años, a realizar acrobacias en un semáforo de la capital.

Nehemías comenta que a pesar de que se presenta en equipo con su compañera de trabajo Reyna Morales y su ayudante Miguel Medal, cada uno labora de forma independiente, pero a la vez el sueño de los tres es poder contar con una carpa de circo.

“El objetivo de estar trabajando en los semáforos es poder ahorrar parte de las ganancias que se obtienen luego de cada presentación y así comprar una carpa similar a la de los circos para hacer nuestras presentaciones en un lugar seguro”, detalla el hombre.

Nehemías junto con Reyna y Miguel soportan sol y lluvia, a veces hasta hambre. Sus presentaciones las realizan en distintos semáforos de Managua desde tempranas horas de la mañana hasta las cinco de la tarde.

Información
Nehemías espera contar con el apoyo de todas aquellas personas que deseen celebrar alguna actividad contratando sus servicios como animador de eventos y su espectáculo “El Bomboncito”.
malabarista, sueño, carpa, peligros, fuego, semáforo
Nehemías es apasionado por las acrobacias y sueña poder tener una carpa similar a la de los circos para presentar su trabajo. HOY/Foto: Teresa Bravo

Riesgos

“Aquí estamos corriendo el riesgo de ser atropellados, sin embargo tenemos que trabajar y aprovechamos que sabemos esto que además nos apasiona”, dice Nehemías.

El hombre cuenta que ya tiene 18 años de trabajar en acrobacia y aprendió en los circos. “Siempre me ha gustado, cuando era chavalo pagaba para ir a ver, después quise aprender y estuve en circos, ahora me gano la vida en las calles o en actividades que me contratan con mi espectáculo de ‘El Bomboncito’”, comenta.

Nehemías realiza sus presentaciones cada vez que el semáforo está en rojo y hace malabares con cinco pelotas que él mismo elabora con gasas. Miguel enciende una de las pelotas y está cerca para apoyarlo.

“Se siente calor, esto de hacer acrobacias y usar fuego es una de las actividades más peligrosas, sin embargo ya tengo experiencia y esto me gusta”, explica Nehemías.

Desde un córdoba hasta unos veinte o más es lo que las personas que transitan en sus vehículos le dan a Nehemías por su presentación. “Yo sé que a veces uno no tiene así que si no me dan no me enojo, Dios es quien decide y le toca el corazón a cada persona”, aclara el hombre.

“Aparte de estar aquí ganándonos la vida, a diario les enviamos un mensaje a todos los jóvenes para que se aparten de las drogas y sepan que trabajo digno sí hay y que se puede hacer algo con lo que uno sabe hacer”, expresa Nehemías.

...

Notas Relacionadas