El mejor de los quesillos se encuentra en Santo Tomás Chontales

Santo Tomás... en donde productos de leche pura deleitan a turistas locales y visitantes

Dayana Carolina Díaz Guerrero vende un quesillo espectacular. Hoy/Foto: Mario Mairena

HOY

A 178 kilómetros de la capital en el departamento de Chontales, se encuentra la ciudad de Santo Tomás, bautizada así por el presidente Tomás Martínez, quien le quitó el nombre de Lovigüisca el propio 12 de abril de 1861, fecha en que llegó a lo que entonces era un poblado.

Cuando un viajero quiere visitar esa bella ciudad, la carretera que tiene que tomar es la que llega hasta El Rama, misma que en sus orillas se adorna por el ganado propio de la región y por lo que es conocido el departamento de Chontales.

Veinte córdobas el galón de leche es el precio que les pagan a los productores, dicen los pobladores, precio que sin embargo no beneficia a los consumidores por la cadena de intermediarios.

En la mera entrada al mercado está el primero de tres grupos de vendedoras de quesillos. En un ambiente sano, varias mujeres amablemente invitan a comer ese gustoso producto salido de la leche.

Sus precios varían. El sencillo cuesta 25 córdobas y el doble 50 córdobas. “Con un doble, ¿para qué querés comer más? Con esto queda uno superlleno”, manifiesta un comprador.

Si en Managua encuentras un quesillo “ralón” en 100 córdobas y un doble en 150 córdobas, te invitamos a visitar Santo Tomás, Chontales, donde tu paladar quedará saciado.


LAS VENDEDORAS

Un quesillo aseado, grueso y cremoso podrá encontrarlo en Santo Tomás Chontales. Hoy/Foto: Mario Mairena

Dayana Carolina Díaz Guerrero forma parte de esos tres grupos de mujeres que en diferentes puntos de esa ciudad chontaleña venden quesillos.

Sobre la fama del producto dice que esta viene “porque su calidad no tiene discusión, ya que se hacen con la mejor leche”.

Dayana señala que Santo Tomás está enclavado en una zona ganadera y que son ellas quienes producen el quesillo, sin intermediarios.

Agrega que por ese punto pasan pobladores de toda Nicaragua, los que saborean los quesillos y reconocen la delicia y lo hermoso y baratos que son.

“Esto es de leche pura”, alaba el quesillo en sus manos, mientras una compradora espera.

En Santo Tomás son más de 60 mujeres las que divididas en tres grupos, viven de la venta de quesillo, indica esta amable vendedora.

Dayana lanzó el reto a vendedoras de quesillos de otros lugares del país para que les demuestren si en tamaño y calidad superan al de Santo Tomás, Chontales, una situación que pondría en serios aprietos a un árbitro, si es que acaso se hiciera una comparación.

EL MÁS LARGO

Sin duda alguna querrá probar este quesillo muchas veces. Hoy/Foto: Mario Mairena.

Recientemente en Santo Tomás se realizó la feria dedicada a ese producto derivado de la leche, donde hicieron un quesillo de 850 metros de largo, el que fue elaborado con 500 galones de leche.

Un bus para Santo Tomás, Chontales, en Managua se aborda en la parada del Mayoreo y el pasaje cuesta 100 córdobas.

POZA AZUL
Le llaman poza azul por el color que toma el agua. Hoy/Foto: Mario Mairena

A tan solo dos kilómetros de Santo Tomás, Chontales, exactamente frente al poste que marca el kilómetro 176 se encuentra la entrada a la Poza Azul, denominada así por el color que toma.

Según referencias, esta poza surgió cuando sacaban material para la carretera. “Parece que tocaron una vena de agua”, dice el vigilante.

...

Notas Relacionadas