Hermanos quedan presos por hurto de 20 Galaxy S7

Hermanos fueron enviados a juicio y juez ordena captura de una tercera acusada

Los hermanos Yalila del Carmen y Yasser Alí, de apellidos Widdy Fletes, fueron dejados en prisión. Ellos alegan que nada tienen que ver en el hurto. HOY/Alejandro Flores

HOY

Dos hermanos que aseguraron no haber cometido ningún hurto de 20 celulares en perjuicio de una reconocida empresa de artículos tecnológicos, se presentaron en libertad a la audiencia, pero una juez los dejó en prisión.

Luego que la Fiscalía expuso la acusación y el intercambio de pruebas contra los hermanos Yalila del Carmen y Yasser Alí, ambos de apellidos Widdy Fletes, la defensa de ambos acusados expuso sus alegatos que fueron orientados a que se rechazara la acusación, porque no tenían nada que ver en el supuesto hurto.

También intervino la abogada Carolina Urbina, acusadora particular adherida a la Fiscalía y en representación de la empresa, y esta expresó que contra ambos acusados existían suficientes pruebas, porque se individualiza la participación de estos en los hechos acusados.

Teléfonos de paquete

Urbina manifestó que en el caso de la procesada Yalila del Carmen fue la que llegó a la empresa y junto con la acusada Jamila de los Ángeles Gómez Aguilar (extrabajadora de la empresa), sustrajeron los 20 celulares de la empresa, ubicada en Altamira, Managua.

En el caso del acusado Yasser Alí, la Fiscalía lo señala de vender los teléfonos marca Samsung Galaxy S7, valorados en 665 dólares, cada uno, para un total de 13,301 dólares.

En el caso de la acusada Gómez Aguilar (extrabajadora), la juez Décimo Distrito Penal de Audiencia, Damaris Vanegas, giró orden de captura contra esta, porque no se presentó a la audiencia realizada la mañana de ayer. La judicial mandó a juicio a los acusados y no dio fecha.

Los hechos

Según la acusación de la Fiscalía, la acusada Jamila Gómez Aguilar ingresó a laborar a la empresa, el 2 de agosto de 2015, bajo el cargo de responsable de inventario y dejó de laborar el 30 de agosto de 2016.

Entre la acusada Yalila Widdy Fletes y la procesada Jamila Gómez existía una relación de amistad desde que eran compañeras de universidad y fue así que a finales de mayo de 2016, ambas se pusieron de acuerdo para sustraer los celulares del área de bodega de la empresa, indica el escrito acusatorio.

Supuestamente la imputada Jamila Gómez se aprovechó de la confianza que le depositó su jefa de ingresar al área de bodega, ya que ella no estaba autorizada para su ingreso, y de esa manera sustrajo los 20 celulares.

Una vez que la acusada Jamila sustrajo los celulares, su amiga Yalila Widdy llegó a traerlos a la empresa, aprovechando que todos los días llegaba a dejarle el almuerzo, detalla el escrito fiscal.

Una vez que Yalila tuvo los celulares en su poder se los entregó a su hermano Yasser Alí para que los vendiera en el Mercado Oriental; uno de los aparatos la acusada Yalila se lo quedó para su uso personal, refiere el escrito fiscal.

Fue así que Yasser primero vendió un celular a un comerciante del Oriental en 420 dólares, y después vendió otros 15 aparatos telefónicos a otro comerciante.

No hay pruebas

El abogado Manuel Páramo, defensa de los hermanos Yalila y Yasser Alí, le pidió a la juez Damaris Vanegas rechazar la acusación y las pruebas contra sus representados, porque no existía ninguna prueba que vinculara a estos en los hechos y porque estos ni siquiera eran empleados de la empresa tecnológica.

Páramo cuestionó por qué no acusan a los verdaderos responsables del hurto de los celulares y se están ensañando con personas inocentes que nada tienen que ver en el hecho.

Save

...

Notas Relacionadas