“¿Pude salvarlo?”, se pregunta una madre que sufre por la muerte de su bebé

La madre de un bebé de 7 meses que murió sofocado con su propia cobija habló luego de la tragedia ocurrida en su familia

madre, bebé, cobija

La madre aún se pregunta qué pudo haber hecho para salvar a su bebé. Foto: Tomada de Instagram

HOY

La madre de un bebé de 7 meses que murió sofocado con su propia cobija habló luego de la tragedia que ha envuelto a su familia tras la muerte del niño la semana pasada.

Jordan DeRosier, de 30 años, explicó que la noche del 2 de julio puso a su hijo Sloan en su cunita envuelto en una cobija que había hecho su bisabuela y otra cobija color gris que tenía desde que nació.

De acuerdo a la mujer, el niño jaló de alguna manera la cobija a través de la baranda de su cuna y quedó atorado en ella. La mañana siguiente, DeRosier encontró al niño “frío como el hielo” con la piel morada y los labios azules. “Tengo muchos sentimientos de culpa”, aseguró la mujer a People. “¿Qué pude haber hecho mejor? ¿Pude salvarlo? Nunca me podré sacudir la sensación de que había algo más que pude haber hecho para prevenir su muerte”.

La muerte del menor causó revuelo en redes sociales luego de que DeRosier colgara en Facebook un mensaje sobre la terrible experiencia de encontrar a su hijo muerto. Inicialmente, la madre no entró en detalles pero cuando comenzó a recibir mensajes de padres consternados decidió explicar lo sucedido para informar a otros.

“Fui a sacarlo de su cuna hacia las 9:48 a.m., abrí la puerta y noté que él estaba sobre su estómago con su adorada cobijita alrededor de la cabeza. Se la quité, toqué su espalda y sentí que estaba helado. Le di la vuelta y se me escapó un grito que helaba la sangre. Su cara y pecho estaban completamente morados de un lado. Sus labios azules. Sus ojos cerrados”, recordó la mujer, que está casada con Justin DeRosier y tiene otro hijo de 3 años. “[Mi marido] Justin vino corriendo y le di a Sloan (…) recuerdo cuando lo puso sobre el mostrador de la cocina, tratando de darle primeros auxilios mientras llamaba al 911. Yo seguía gritando”.

El momento, aseguró la mujer a People, la sigue acechando. “Cada vez que cierro los ojos lo veo (…) estoy tratando de no estar a solas porque recuerdo lo que pasó y empiezo a revivir lo sucedido”, explicó la mujer.

DeRosier, quien vive en el poblado de Puyallup, Washington, agregó que quiere que otros padres aprendan de la trágica muerte de su bebé. “Esa es la única cosa que en verdad nos está dando consuelo por ahora”, aseguró. “Hemos recibido miles de mensajes de padres que dicen que luego de leer nuestra historia le han quitado las cobijas a sus cunas”.

La familia ha anunciado que no realizará un funeral para el menor ya que este sería demasiado doloroso, y que en su lugar llevará a cabo una reunión en su memoria. Por su parte, el departamento de policía del condado de Pierce confirmó a Patch.com la muerte del menor y la versión ofrecida por su madre, asegurando que las investigaciones continúan pero que “parece ser que fue una muerte accidental”.

...

Notas Relacionadas