Estímulos necesarios para los hijos

Cuando el niño sale bien en clases, ¿es necesario premiarlo?

HOY
Una frase muy conocida afirma que “lo que mucho se alaba se echa a perder”. Palabras que suenan bastante pesimistas para quien necesita ánimo y estímulos en temas elementales como los estudios.

Para muchos padres estimular a sus hijos cuando son buenos alumnos o tienen comportamientos adecuados es una buena práctica porque incentiva a los niños o jóvenes a ser mejores. En otras ocasiones premiar a los hijos por las buenas calificaciones resulta ser todo un error.

¿Cómo saber cuándo y cómo estimular a los hijos? La respuesta a esta interrogante la tiene Julio Jiménez, psicólogo clínico, quien asegura que los regalos, estímulos o premios por las buenas calificaciones de los hijos deben darse en dependencia de las actitudes de los niños, adolescentes o jóvenes.

“Depende del niño, es decir, si es un niño estudioso, es bueno hacerle ver y notar que está haciendo algo bueno, pero no necesariamente con algo material. Lo malo de los estímulos materiales es que el padre va condicionando a sus hijos que ganarán premios solo al sacar buenas notas, entonces cuando deje de estimularlo de esa forma tendrá un cambio brusco en su comportamiento”, expresa el especialista.

La conducta, el comportamiento del niño, se va a ver afectado cuando ya no se le estimule con regalos materiales.

Es por eso que el psicólogo Jiménez aconseja que lo importante es siempre promover la importancia del estudio y evitar bajo cualquier circunstancia promover las tareas, clases o la misma escuela como un método de castigo. Por ejemplo: cuando en medio del enojo los padres advierten a los hijos que por mal portados los castigarán mandándolos a hacer las tareas o a ir al colegio. Es una mala decisión decirles eso a los hijos. Con estas frases lo único que logra es que el infante mire con malos ojos estudiar.

“El problema con eso es que va creando esquemas con respecto al estudio… Pero si el niño sale bien en sus clases, se porta bien, hay que estimularlo de cierta forma, con palabras, gestos de cariño o premios que no solo incluyan al niño, sino a la familia completa”, dice el psicólogo.

En este particular, usted como padre puede promover salidas al cine, paseos al parque, actividades que incluyan al papá, mamá, hermanos y al niño. Regalarle un libro de aventuras, fantasía o cuentos.

Las palabras de apoyo también son importantes. Frases como: “Lo hiciste muy bien”, “podés mejorar en tales clases”, “qué buen estudiante sos”, o simplemente alentarlo a seguir estudiando porque en el futuro podrá ser un gran profesional, ayudará a su pequeño a tomarle cariño a los estudios y se sentirá muy bien consigo mismo porque se está cumpliendo a él y a ustedes que son sus padres.

“Sí es bueno estimularlo, pero no hay que celebrárselo tan a lo grande, porque los estudios son parte de sus responsabilidades”, reitera el especialista.

Beneficios
El psicólogo Jiménez expone que los principales beneficios psicológicos en los niños, a partir de un buen estímulo por las calificaciones, es que se refuerzan los buenos comportamientos del infante; el niño tiende a ser más responsable con sus tareas, clases, entre otros temas.

“Los estímulos ayudan a mejorar la autoestima del niño, su autovaloración, también le da seguridad que ante sus buenas acciones siempre es notado por los demás… es muy probable que ese niño siempre busque ese estímulo, aprender más y más”, asegura el psicólogo.

El regalo material

Se dice que premiar las notas con regalos pomposos y materiales es uno de los errores más frecuentes de los padres. El estímulo material desvirtúa y puede aumentar la frustración. Las notas no se han de premiar ni castigar; se han de elogiar y aplaudir, o analizar si es necesario dedicar más tiempo a estudiar, según los expertos. Los premios pueden causar una doble frustración, porque con frecuencia se ofrecen por notas poco realistas y si el niño no triunfa a pesar de la recompensa prometida su sensación de fracaso y su malestar es doble: además de no alcanzar su meta escolar, se queda sin regalo.

Fuente

*Psicólogo Julio Jiménez: 8812-9481

*http://www.lavanguardia.com/vida/20160913/41268207060/ conductas-padres-entorpecen-educacion-hijos.html

...

Notas Relacionadas