Frutas con alto contenido de agua

Conozca las propiedades de algunas frutas, que además de nutrir, hidratan a los cuerpos del ser humano

HOY
Es por todos sabido que las frutas son de los alimentos más importantes que debemos digerir en el día y las que en pocas ocasiones se logran comer.

Pero aunque todas las frutas son indispensables en nuestra dieta diaria, no hay como las frutas de agua o mejor dicho las frutas que llevan mayor contenido de este líquido.

En la lista de estos frutos destaca la sandía, de la que se dice tiene 92 por ciento de agua en su interior, y es por eso la fruta predilecta en esta categoría. También destacan las fresas, la toronja, melón, melocotón, piña, naranja y manzana.

El doctor Neri Olivas Castro, médico internista, señala que las frutas con alto contenido de agua traen variados beneficios para la salud del ser humano.

“Son altamente ricas en nutrientes, vitaminas, minerales, carbohidratos complejos y no son tan altas en calorías, lo que favorece una dieta para bajar o mantener el peso y mantenerte saludable. Sobre todo en niños y en personas que tienen algunas enfermedades”, explica Olivas.

Las frutas de agua mantienen hidratado, claro, no sustituye la importancia de ingerir agua, pero puede controlar la deshidratación del cuerpo.

En el interior del cuerpo las frutas de esta categoría pueden ayudar al mantenimiento de las fibras del colon y disminuir las posibilidades de contraer cáncer de estómago o páncreas, ya que mejora la digestión.

También evitan los problemas de estreñimiento, excesos de gases, dolores abdominales y mantiene la salud bucal.

“Esas frutas hay que masticarlas, la gente acostumbra a hacerlas en batidos, pero es mejor que las mastiquen para que hagan el efecto en las encías”, puntualiza el doctor.

Porciones
¿Pero cuál es la mejor hora para ingerir las frutas?

“Las frutas se recomiendan en porciones diarias, puede ser una porción en el desayuno, luego otra en el almuerzo, y por último otra después de la cena. Pueden combinar las frutas, pero siempre en la misma cantidad de porción.

Incluso es bueno comerlo como bocadillo o merienda entre comidas”, indica el médico Olivas.

Agrega que si combina las frutas con semillas como el maíz, semilla de marañón, almendras que son altas en fibras, vitaminas y minerales. Al combinar las semillas con las frutas de agua, se complementan.

La porción de frutas que necesita cada persona normalmente es de medio plato, o un tazón mediano que contiene alrededor de 12 o 16 onzas.

Hay que recalcar que las porción antes mencionada también son necesarias para personas con diabetes, aun cuando las frutas tienen azúcares. Lo que recomienda el doctor Olivas es que no se abuse de las cantidades de frutas que se comen en el día.

Otros beneficios

Las frutas aportan agua, vitaminas, minerales, fibra y diferentes compuestos beneficiosos para el organismo.

Por sus antioxidantes, previenen el envejecimiento prematuro de las células, dándole una piel más limpia, joven, suave, sana y mayor calidad de vida.

Al consumir a diario las frutas prevenimos distintas enfermedades como problemas cardiovasculares, trastornos digestivos, algunos tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas, además de colaborar en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad.

Son dulces, sabrosas, tienen pocas calorías y prácticamente nada de grasas saturadas (aquellas más perjudiciales para el organismo).

Las frutas nos producen sensación de saciedad al contener fibra. Además, su fibra nos ayuda a regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

Las destacadas

Manzana (84% de agua): La siempre rica manzana también tiene agua, aunque no nos lo imaginemos. Además de su poder vitamínico y la fibra que contiene, protege el sistema inmune.

Ciruela (85% de agua): Deliciosas, aparte de su alto contenido en agua, vitaminas y minerales, son muy bajas en calorías. Además, echan una mano contra trastornos como la ansiedad o enfermedades como la gripe.

Albaricoque (86% de agua): Otra fruta en pleno esplendor veraniego con la que no hay que cortarse lo más mínimo. Reducen los niveles de colesterol malo, permiten regular la función cardiaca o la muscular.

Naranja (87% de agua): Lo primordial en esta fruta, aparte de su alto contenido de agua, es la vitamina C que tiene.

Piña (87% de agua): Es muy rica en bromelina, una enzima con importantes beneficios para la salud.

Melocotón (88% de agua). Aparte de las consabidas vitaminas y minerales, el melocotón es bajísimo en calorías.

Melón (90% de agua): Tiene hierro, vitamina A, C y K… su consumo continuado ayuda a luchar, por si esto fuera poco, contra la obesidad y la diabetes.

Toronja (91% de agua): Es muy importante cuando se trata de rehidratarse: no solo por su 91% de agua, sino por los electrolitos que contiene y que echan una mano en eso de volver a recuperar la tonicidad.

Fresa (92% de agua). Tienen muchísimo contenido de agua (tanto como la sandía). Además, aportan calcio y fibra. Y esto último es importante, porque resultan muy saciantes y nos ayudan a prevenir esas crisis entre comida y comida.

Sandía (92% de agua). No es ningún secreto que la sandía es la fruta que más H2O tiene. Su nombre en inglés (watermelon), la delata. Por eso, lo ideal es atiborrarse de ella. Además, también incluye sodio, potasio o magnesio.

...

Notas Relacionadas