Víctimas quedaron esperando a “Furia y Toro”

Todavía falta que sea juzgado por delitos que cometió cuando andaba prófugo

HOY/Carazo

Las autoridades policiales y del Sistema Penitenciario de Managua, ayer martes tuvieron que haber
presentado ante los juzgados penales de Carazo, a Herlio José Jarquín Cortez, alias “Furia y Toro”, por los
diferentes delitos que aún tienen pendientes con la justicia, pero eso no ocurrió y las víctimas y familiares de éstas,  se quedaron esperando afuera de los tribunales a que llevaran al reo.

Esta vez salió a relucir un nuevo caso y es el de los hermanos Guzmán; Rolando José, de 33 años y Freddy Ismael, de 27, ambos originarios del barrio El Zapotal de Jinotepe.

Los jóvenes relataron que el sábado 24 de diciembre de 2016 como a eso de las 11:40 de la noche, cuando se dirigían a su vivienda, fueron interceptados por Jarquín, quien les robó una mochila y les disparó en brazo y pierna.

Rolando recibió un balazo en una de sus piernas y todavía cojea y Freddy aún tiene la cicatriz del proyectil que le perforó su brazo izquierdo.

Detallaron que forcejearon con el entonces prófugo, a quien despojaron de un machete y un arma calibre 45 que está en poder de la Policía de Carazo.

Los hermanos Guzmán creyeron que Herlio Jarquín iba a ser presentado en los juzgados de Carazo y se quedaron con la cita que les envió el Poder Judicial. HOY/Mynor García

PIDIÓ “CACAO”

Comentaron que Herlio, quien al inicio se mostró encapuchado, luego de verse desarmado, pidió clemencia y salió huyendo, pero que luego ellos le dieron persecución.

“Nos entregó la pistola, se nos logró levantar, porque tiene fuerza, lo seguimos y lo golpeamos, pero no sé en qué momento lo soltamos, cuando escuché el primer disparo y mi hermano grita y cae, luego escucho otros disparos, cuando sentí el impacto en mi brazo. Fue una (calibre) 22 que él ya andaba”, refirió Freddy.

Ambos hermanos estuvieron hospitalizados por casi una semana en el Hospital Regional Santiago de Jinotepe y esperan que se haga justicia en su caso.

“Esperamos que a Herlio le caiga el peso de la ley y que se haga justicia, porque su intención era matarnos. Con esa (calibre) 45 que nos salió, pudo andarla llena de tiros, pero ya Dios que se enconchó y así la encontró la policía”, sostuvo Freddy.

Los hermanos Guzmán trabajan en un restaurante que tiene sucursales en Diriamba y Nandaime y su salida es de noche. Reconocieron a “Furia y Toro”, porque dicen que se fijaron bien en su rostro y porque luego la Policía les mostró una fotografía.

Los hermanos Guzmán cuando se recuperaban en el hospital. HOY/Foto: Cortesía

TAMBIÉN ESPERARON

La familia Téllez fueron los otros que se quedaron esperando a Herlio Jarquín, quien recientemente en los tribunales de Managua, aceptó los cargos de quebrantamiento de condena y posesión ilegal de armas de fuego.

El abogado defensor del condenado, Jaffar Mendieta, espera ser nuevamente notificado para la realización de audiencia de su representado.

Doña Leyla Téllez, comentó que ya no hayan dónde acudir y que están cansados que el sistema judicial los haga perder tiempo y dinero. “Estamos agotados y psicológicamente afectados, así que hacemos un llamado a las autoridades para que cumplan con la leyes establecidas”.

El abogado acusador, Darwin Balmory, quien acompañará al Ministerio Público, señaló que él y los jueces de Carazo, están en la incertidumbre del porqué las autoridades policiales y del Sistema Penitenciaro no quieren traer al reo.

CAUSAS PENDIENTES

Herlio Jarquín tiene pendiente dos causas en el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Jinotepe, donde se le acusa de robo agravado con intimidación, portación ilegal de armas de fuego y lesiones graves, siendo las víctimas los hermanos Guzmán.

Se le señala también de haber participado en la muerte de Carlos Manuel Téllez Luna, sobrino de doña Leyla Téllez.

En los tribunales de Diriamba tiene que responder por el delito de robo con violencia agravado en perjuicio de Henry de los Santos González, por el brazo que perdió de un machetazo don Arsenio Medina, habitante de la comunidad de Sontóle y el balazo que recibió Francisco Calero Ríos de la comarca Santa Lucía.

La familia Téllez Luna tiene cinco años de estar esperando juicio para que se aclare la muerte de Carlos Manuel Téllez Luna. HOY/Foto: Mynor García

...

Notas Relacionadas