Nicaragüenses que buscando la vida encuentran la muerte

Han fallecido en busca de mejorar la calidad de vida de las familias que dejan en su país

Sayda Carolina González Flores, de 33 años de edad, fue asesinada en España. HOY/Priscila Gómez

HOY

El sueño que anhelaba cumplir Sayda Carolina González Flores, de 33 años de edad, era llevarse a vivir a sus dos hijos a España y darles una mejor calidad de vida. Los menores viven en Nicaragua. Ese propósito se apagó inesperadamente cuando en septiembre del 2016 fue asesinada de una cuchillada en el estómago mientras se movilizaba a pie con su pareja en una calle de Madrid.

Nueve meses después de su deceso, sus dos hijos, de 16 y 13 años y su madre Mercedes Flores, recuerdan la última vez que la vieron hace siete años cuando vino a Nicaragua.

El hijo mayor de la fallecida es quien más llora su ausencia pues tenía tres años de edad cuando Sayda emigró hacia el país europeo; el otro hijo tenía tan solo un añito de vida.

En la pared de la vivienda ubicada en el barrio Leningrado, en Managua, donde Sayda vivió hasta los 23 años cuando decidió irse hacia España, las fotos colgadas en la pared con su imagen hacen que se mantenga vivo su recuerdo.

El hijo mayor de Sayda cumplió 16 años el 31 de mayo, el dolor lo embargaba, pues este año no tuvo quien lo llamara por teléfono desde muy temprano para ponerle las Mañanitas y expresarle todo su amor y además mantener viva la promesa de que los mandaría a traer para que vivieran allá con ella.

“Casi diario hablábamos con ella, ella estuvo diez años allá (en España) el niño grande se iba el 18 de septiembre para allá, pero a ella la mataron el 8 de septiembre, él iba de viaje para allá… ella mandaba dinero mes a mes para sus dos hijos”, expresó Flores.

Dificultades

Estando en España, Sayda atravesó muchas dificultades, las cuales se las contaba a su mamá cuando la llamaba. La madre le decía que regresara a Nicaragua, pero el sueño de su hija era darle un mejor futuro a sus dos hijos, los que están al cuidado de su padre biológico y habitan en la misma vivienda con su abuela materna.

Hasta el momento se desconoce el móvil del crimen de Sayda, pero sí se sabe que fue asesinada por un amigo de ella y de su pareja, el cuerpo de la joven fue repatriado a Nicaragua un mes después de haber fallecido.

Como la historia de esta mujer, que por buscar un mejor futuro emigró hacia otro país, lejos de su familia y cargando el dolor más grande de dejar a sus hijos, existen muchas, tanto de hombres como mujeres, que no encuentran mayores oportunidades en Nicaragua.

Nicaragüenses que emigran hacia otros países en busca de mejorar la calidad de vida de sus familias. HOY/Archivo

Muchos nicaragüenses han fallecido en otros países en busca de una mejor vida, una de las últimas víctimas fue Claudia Vásquez Delgado, de 28 años de edad, que murió en Costa Rica cuando se dirigía hacia su trabajo y fue atropellada por un tren en La Carpio. Según algunas personas que presenciaron el hecho, la nicaragüense siempre utilizaba esa misma ruta para ir hacia su centro de labores.

Trabajaba como asistente del hogar, dejó en la orfandad a dos menores de edad, un niño de seis años y una niña de tres, se desconoce quién se hará cargo de los menores.

Para la directora del Centro Jesuita para Migrantes de la Universidad Centroamericana (UCA), Lea Montes, el solo hecho de apartarse de sus familias y emprender el viaje en el que no saben a lo que se enfrentarán, significa todo un sufrimiento para los migrantes, y si logran llegar hasta su destino el camino que les espera no es nada fácil.

“La travesía es más difícil para las personas migrantes que deciden migrar para Estados Unidos porque tienen que toparse con muchos obstáculos en el trayecto de su ruta migratoria, qué quiero decir con esto, por ejemplo los países del Triángulo Norte que nosotros le llamamos como El Salvador, Honduras y Guatemala, son países que tienen sus particularidades de violencia”, expresó Montes.

Los tres países antes mencionados son los más utilizados por los nicas para llegar hasta Estados Unidos, en este trayecto pueden encontrarse con toda clase de peligros, como trata de personas.

Los principales países donde emigran los nicaragüenses son Costa Rica, Estados Unidos, Panamá y España donde se van buscando trabajos mejor remunerados, aunque saben que les esperan muchas dificultades.

Costa Rica es el país al que históricamente más se van los nicaragüenses. Cuando un nica fallece en otro país, las familias atraviesan muchas dificultades para repatriar los cuerpos.

Claudia Vásquez Delgado, de 28 años de edad, que murió en Costa Rica cuando se dirigía hacia su trabajo y fue atropellada por un tren en La Carpio. HOY/Wilih Narváez

“La repatriación de cuerpos por ejemplo en el exterior fundamentalmente en los países centroamericanos es responsabilidad el Gobierno de Nicaragua y del Consulado de garantizar todos los documentos que esto requiere para repatriar… repatriar un cuerpo de un migrante fallecido en el exterior, realmente se necesita todo el apoyo de todos los Consulados para poderlo hacer”, explicó Montes.

A España
Varias nicaragüenses de zonas como Madrid y Nueva Segovia emigran a España donde realizan cualquier tipo de trabajo digno para mantener a las familias que dejan en Nicaragua.

”Esto tiene que ver con un contexto concreto y es que por ejemplo hubo muchos voluntarios españoles, por ejemplo que llegaron a esa zona y se llevaron a muchas mujeres para trabajar en España, pero también ha habido solidaridad en muchos ayuntamientos en España donde han venido a ver a las familias de estas mujeres migrantes”, expresó Lea Montes, directora del Centro Jesuita para Migrantes de la UCA.

”El porcentaje de migración de mujeres es de 49, o sea ya estamos hablando casi de mitad y mitad, y las condiciones son distintas inclusive los destinos son distintos. La migración masculina tiene razones meramente económicas; en el caso de la migración femenina sale del país en busca de ese sustento para sus hijos, pero hay otros factores porque también media mucho la violencia de género”, indicó Fiore Bran, responsable de investigación del Centro Jesuita para Migrantes de la UCA.

...

Notas Relacionadas