Una excusa perfecta

Regalan momentos de alegría a niños del Oriental en su día

HOY

La sonrisa que tenía cada niño en su rostro contagiaba de felicidad a cualquiera que los observara. Los más de 20 menores que celebraron el Día Internacional del Niño en el Puesto Médico Madres Heroicas, en el populoso mercado Oriental, gritaban a coro: “Que la quiebre, que la quiebre”, al que le tocaba el turno de garrotear la piñata al ritmo contagioso de la música.

El momento que vivieron estos niños, algunos pertenecientes al Preescolar Comunitario Tomás Borge en el barrio 19 de Julio —al lado Oeste del mercado— simplemente fue conmovedor.

Por toda la zona donde se celebraba la actividad se escuchaban las carcajadas de alegría de los niños. HOY/FOTO: Roberto Fonseca

Esmeralda Soto, vicepresidenta de la Asociación de Comerciantes de los Mercados de Nicaragua (Acmnic), refirió que esta actividad se hizo con el objetivo de estimular a estos menores.

“Todos estos niños nos van a relevar en el futuro, ellos tienen que aprender a convivir con sus compañeros en armonía, por eso nos regocijamos con ellos, queremos que en todo momento se sientan incluidos y tomados en cuenta”, señala.

Soto menciona que además de celebrar, quisieron aprovechar la oportunidad para que todos estos niños fueran valorados por un pediatra, que asegurara el verdadero estado en que se encuentra la salud de ellos.

“Se les va a tomar su peso y su talla, si andan algún malestar, les indicaremos su medicamento, en el que incluiremos vitaminas”, aduce Soto.

FESTEJO

Cada niño esperaba pasivamente su turno de subir a los columpios, algo que admiraban los presentes. HOY/FOTO: Roberto Fonseca

Algunos de los niños que se encontraban en el lugar se hacían acompañar por sus mamás; otros estaban a cargo de la maestra de su centro educativo.

Los menores presentes tuvieron la oportunidad de jugar en columpios y resbaladeros, además quebraron seis piñatas y disfrutaron de un refrigerio.

“Se siente tan hermoso compartir con tantos niños, ver sonreír a mis dos hijos me llena completamente el corazón, los estoy acompañando porque quiero que sientan que su mamá está con ellos en todo momento, estoy emocionada de verlos como juegan y se divierten, los adultos deberíamos de ser así de transparentes”, menciona Teresa López, madre de familia y comerciante de verduras en el Oriental, quien comentó que aprovecharía la ocasión para hacer consultas al pediatra sobre unos problemas de salud que presenta uno de sus hijos.

“Es la primera vez que los niños del preescolar celebran fuera del centro un día como este, me emociona ver como corren por todos lados, gritando su felicidad”.
Carolina Reyes, maestra
Carolina Reyes, maestra

...

Notas Relacionadas