Decapitan a madre y asfixian a hijo y después los echan en saco

Madre e hijo fueron tirados a orilla de quebrada

Madren e hijo fueron sepultados en el cementerio de Panalí en Quilalí, Nueva Segovia. HOY/Cortesía

 

HOY/Nueva Segovia

El horrendo crimen contra Catalina Jeaneth García Navarrete, de 34 años, y su hijo Héctor José Calero García, de 7, ha consternado a familiares y vecinos en las comunidades de Linda Vista del Socorro y Panalí, en el municipio de Quilalí, en el departamento de Nueva Segovia.

Las víctimas, residentes de la comunidad Linda Vista del Socorro, sector anexo a la comunidad de El Naranjo, fueron encontradas muertas cerca del mediodía de este viernes, dentro de un saco rojo a orillas de una quebrada, en un sector muy poco poblado de la comunidad de La Palanca, doce kilómetros al noroeste de Quilalí.

Ante el espeluznante hallazgo de dos cuerpos en estado de descomposición, recibió parte la Policía Nacional, que de inmediato movilizó a un equipo de investigación a cargo del comisionado Nixon Morán, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Nueva Segovia, y acompañamiento del médico forense doctor Pedro Matute (para determinar las causas de la muerte de la mujer y su vástago).

Por la pulsera

Según la familia de las víctimas, el niño fue identificado por una pulserita que siempre caminaba en una de las manos.

Ambos habían desaparecido hace seis días de su casa, lo que coincide con el dictamen del forense, quien reveló que ambos tienen seis días aproximadamente de haber fallecido.

Los familiares aseguraron que el pequeño Héctor cursaba el primer grado de primaria en la comunidad Linda Vista del Socorro.

La madre fue decapitada aparentemente con una arma blanca (no identificada) y se encontraba semidesnuda, mientras el niño estaba sin camisa y aparentemente fue asfixiado.

Lo extraño

La familia relata que Catalina acostumbraba a salir por algunos días, pero lo extraño era que no había llevado maletas para pasar fuera de la casa por varios días.

Mencionaron que el marido de Catalina y padre del niño se encuentra preso desde hace casi un año, después de haber sido declarado culpable del delito de violación en contra de una hija de la ahora occisa.

La familia anduvo en el proceso de reconocimiento de los cuerpos que recibieron a eso de la 1:00 p.m. de este sábado cristiana sepultura en el cementerio de Panalí, en Quilalí.

Pesquisas

El equipo de investigación policial continuaba ayer en la zona donde ocurrió el crimen.

Presuntamente ya estaban en la mira unos sospechosos, pero aún no se conoce de capturas ni causas del asesinato de una madre y su hijo.

...

Notas Relacionadas