La vida de Román “Chocolatito” González fuera del ring

El “Chocolatito” comenta acerca de sus gustos y antojos cuando no está peleando. Conozca un poco más de la vida del campeón

Managua 5 de Mayo del 2017.Roman Chocolatito Gonzalez en gimnasio de San Judas (Roguer Deson) .Foto Uriel Molina/LA PRENSA

HOY

Levantarse a la 7:00 de la mañana y desayunar un rico gallopinto, tortilla o pan, queso y café es algo cotidiano en la vida de los nicaragüenses, sin embargo este tipo de comida es un lujo para Román “Chocolatito” González.

Desde hace más de doce años que lleva en el mundo del boxeo de manera profesional, el “Chocolatito” es muy disciplinado con lo que ingiere cuando está en los campamentos de entrenamiento previo a una pelea, pero el púgil comentó que “la rompe”, como se dice popularmente, cuando está de descanso.

“Cuando vamos a un campamento ya sabemos que vamos a una dieta difícil, tenemos una señora que nos cocina en el campamento y nos está balanceando la comida. En la mañanita después de correr me gusta comerme dos huevitos fritos con tomate, con un cafecito, porque me encanta el café”, expresó González.

Pero cuando Román no tiene programada una pelea, su vida es bastante parecida al resto de las persona. Comentó que se da el lujo de levantarse a las 7:00 u 8:00 de la mañana y también puede comer desde gallopinto hasta nacatamal.

“Cuando no estoy peleando como de todo, arroz, frijoles, nacatamal, sopa y hasta gaseosa”, expresó González.

La comida preferida de Román es el bisteck encebollado y el espagueti. “Siempre y cuando no nos olvidemos del gallopinto, pero hay momentos que uno tiene que cambiar también porque gallopinto todos los días cansa”, expresó entre risas.

“Los antojos de Román”

Román González tiene una fascinación por los postres. El orgullo nicaragüense comentó que en ocasiones le dan antojos por comer cosas dulces.

“Me encantan mucho los helados, el arroz de leche, las cosas dulces me gustan, pero el pastel casi no, más que todo helados y cosas así, me encanta mucho el atol”, expresó.

Román toma muchas vitaminas, no padece de ninguna enfermedad crónica y muy poco se enferma.
Para mantenerse fuerte también consume sopas de sesos y sustancias de hígados. Román corre a diario entre 12 y 15 kilómetros, en un día puede llegar a bajar siete libras y hacer 800 abdominales.

Managua 5 de Mayo del 2017.Roman Chocolatito Gonzalez en gimnasio de San Judas (Roguer Deson) .Foto Uriel Molina/LA PRENSA
Banquete después de la pelea
Cuando finaliza una pelea a Román “Chocolatito” González el hambre lo ataca e inmediatamente debe comer.

”Llego a la habitación con hambre y pedimos un bufet, ya después me baño en una tina con agua caliente para que los músculos se relajen”, expresó González. Ya cuando está en su tierra natal, la vida del “Chocolatito” pareciera perfecta por los gustos que se puede dar, entre ellos levantarse tarde y no a las 3:50 de la madrugada como acostumbra, también comer las comidas nicaragüenses a su gusto y antojo mientras espera un próximo combate.

Un día antes del pesaje para realizar alguna pelea, el “Chocolatito” solamente come espagueti y bebida rehidratante, el propio día de una pelea “espagueti como a las 10:00 de la mañana y ya en la tarde tipo 2:00, un pollo con ensalada, más nada para no llegar pesado a una pelea”, expresó.

Los golpes que recibe Román se curan en unos 15 días, su carrera boxística le ha dejado cuatro cicatrices que marcan su rostro, pero la alegría que siente al ser un orgullo de todos los nicaragüenses le cura cualquier herida.

...

NOTAS RELACIONADAS