Responsabilidad compartida

¿De qué se trata el compromiso de padres y madres en el cuido de los hijos? ¿Se cumple la responsabilidad compartida entre ambos?

HOY
Siempre se dice que cuando una pareja tiene hijos la responsabilidad es de dos. Se comparten todas las actividades en 50 por ciento cada uno. Pero eso casi nunca es una verdad absoluta. Por lo general las mujeres son las que se encargan de casi todos los temas relacionados con la crianza, educación y cuidado de los hijos. Los hombres por su parte se limitan.

Pero claro, no siempre es así, hay padres entregados a sus hijos, y madres que abandonan el núcleo familiar. Como dicen por ahí, “de todo hay en la viña del Señor”.

¿Que es la responsabilidad compartida? Para el sociólogo y economista Cirilo Antonio Otero, la responsabilidad compartida es como un sueño, porque la mayoría de hogares nicaragüenses no está conformado por padres y madres.

“Nosotros tenemos en Nicaragua, antropológicamente, familias multiparentales, es decir que muchas veces son tíos, tías, abuelos y abuelas los que asumen las responsabilidades paternales y muchas veces maternales. Entonces eso de la responsabilidad compartida en el papá y la mamá, es teórico”, explica el sociólogo.

Según palabras del experto, la cultura tiene un papel importantísimo en el comportamiento social de los padres.

“Nosotros en la sociedad multiplicamos ese comportamiento machista de creer que solo las madres deben llevar a los hijos al hospital, a la vacuna, al médico, a la escuela y darle las atenciones, los alimentos y etc. No tenemos el hábito que los varones asumamos ese tipo de actividades”, señala Otero.

Carmen Brenes Martínez, máster en consejería clínica, dice que para que un niño se desarrolle plenamente es importante que el padre y la madre participen activamente en su cuidado.

“La sociedad evoluciona y los roles de la familia tienen nuevos significados. En tiempos pasados el padre era visto solo como proveedor y la mujer debía cargar con la responsabilidad de los hijos desde el embarazo, lo cual ha sido una costumbre, en la que siempre se le ha dado más peso a la madre. Hemos llegado a creer que el padre no cuenta con las mismas capacidades de crianza para el hijo, por lo que se asegura que la mujer es la que debe asumir este rol”, dice Brenes .

Agrega que cuando los padres se inmiscuyen en las actividades que tiene que ver con sus hijos hay mayores beneficios para los menores.

“Los padres desempeñan un papel importante en el desarrollo del niño desde el nacimiento hasta la edad adulta. De hecho, numerosos estudios han llegado a la misma conclusión: los niños con padres que participan conjuntamente en su atención y formación, tienen una ventaja tanto social como académica sobre los niños que mantuvieron una relación distante con sus padres o no tuvieron ninguna relación con  ellos”, asegura la experta.

Roles
La especialista Brenes comenta que los roles aprendidos como estereotipos en la sociedad no dan buenos resultados en la convivencia familiar. Actualmente, los roles impuestos han cambiado al grado de que el padre comparte también las tareas de la casa y la madre además de ama de casa, sale igualmente a trabajar para proveer los bienes materiales que son necesarios, en particular para los hijos, pasando ambos padres a asumir y cumplir ambos roles.

Cabe mencionar que tenemos un segmento importante de la sociedad en donde encontramos a la madre soltera, que asume ambos roles y se apoya en terceras personas, un familiar, el hijo(a) mayor.

Para el sociólogo y economista Otero, los roles definidos por la cultura y el machismo se podrían erradicar, aunque no es un trabajo tan fácil. Lo que aconseja es que las mujeres aprendan a dialogar con sus parejas, padres de sus hijos y traten siempre de explicar que las prácticas compartidas los benefician a ambos.

“No solo es aportar el dinero, es también las prácticas. Pero también en la base estructural de la educación, la que tiene que llevar información tanto de los roles como las prácticas que deben tener varones y mujeres, y no esa separación total que hace el macho proveedor, y la mujer procreadora. Ahí es donde tenemos un problema, porque si no superamos esas diferencias de género, difícilmente vamos a transformar a las generaciones futuras”, aconseja el sociólogo Otero.

 

Carácter de los niños

El experto Cirilo Antonio Otero dice que la responsabilidad de los padres se encuentra evidentemente en más de uno, que puede ser actores o tutores, por que hay que recordar que hay una visión masculina y una femenina de la realidad de la vida, entonces no siempre la visión es homogénea y eso influye en el carácter de los niños de manera determinante.

“Por ejemplo, cuando un niño se cría con personas femeninas, siempre va a tener dudas de su papel, rol, de las tareas que le asigna la sociedad. Igual pasa con las niñas, va a ser muy difícil la integración desde la perspectiva de su rol genérico. Pero ese es un problema que se desarrolla con mucho tiempo y en distintos ambientes, principalmente en el caso de la sociedad nicaragüense”, finaliza el experto.

Fuente

-Cirilo Antonio Otero, sociólogo y economista.

-Carmen Brenes Martínez, máster en Consejería Clínica.

...

NOTAS RELACIONADAS