Cirrosis: intoxicación letal

La cirrosis es una enfermedad irremediable, pero si se trata a tiempo puede evitarse

Francely Navarro H.
HOY

panzón

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo, su tarea es verificar, validar y desechar cualquier tipo de sustancia ingerida durante el día. Pero, eso no quiere decir que está inmune a las intoxicaciones y enfermedades. Una de las afecciones más letales que puede padecer este miembro es la cirrosis hepática.

Según el endocrinólogo, Mario Vega Carbó, la cirrosis no es más que el endurecimiento, fibrosis y cicatrización del tejido hepático. “Su punto de partida generalmente es la hepatitis crónica”, explica y a la vez detalla que dicha patología es originada por tres causas frecuentes.

“Tenemos la cirrosis tradicional, que es la hepatitis alcohólica, los que la padecen son personas que han ingerido gran cantidad de alcohol por muchos años, estos individuos tienen pocas oportunidades de vida, la segunda causa es más común en el sexo femenino, la sufren mujeres que han tenido problemas de la vesícula, ya sea colelitiasis o colecistitis alitiásica… pero, actualmente, existe una causa que está invadiendo todos los espacios sociales: la obesidad”, comenta el experto.

De acuerdo con Vega Carbó la cirrosis que está relacionada con la obesidad es totalmente metabólica y se centra en el exceso de glucosa existente en una persona con sobrepeso, colesterol alto y triglicéridos.

También, en el trastorno de la hormona llamada insulina, que se agota en los diabéticos y es causante del diagnóstico hígado graso.

Síntomashig

 

La cirrosis puede pasar muchos años sin presentar ningún tipo de síntoma, no obstante, las primeras molestias pueden ser dolores abdominales, específicamente en la parte derecha y alta del abdomen.

“Ese dolor muchas veces se transforma en lo que conocemos como cólico hepático y es un dolor que puede ser agudo, el paciente empieza a tener intolerancia a algunas comidas, específicamente los alimentos grasos”, refiere el médico.

Existe otras subdivisiones de síntomas, Vega Carbó señala que la mayoría están vinculados con la insuficiencia hepática.

“Los hepatocitos, que son las células del hígado, empiezan a dejar de ejercer sus funciones de laboratorio, por eso, la persona presenta decaimiento, problemas digestivos, problemas a nivel de la coagulación de la sangre, surgen los hematomas, manchas a nivel de la piel, pigmentación amarilla y acumulo de abdomen o ascitis”, agrega.

De igual forma, añade que otros de los obstáculos con los que debe lidiarse es la desnutrición, pérdida de masa muscular y proteínas, síntomas de hipertensión portal, denominada así porque al estar endurecido los tejidos hepáticos la circulación que va al hígado, empieza a obstaculizarse.
En el caso de los síntomas de la hipertensión portal, existen niveles de sintomatología, Vega Carbó argumenta que primero es a nivel del esófago y el estómago.

“Empiezan a salir várices que se pueden romper y dar sangramientos digestivos altos, muy peligrosos, en segundo plano aparece lo que los médicos llamamos circulación colateral, que no es más que la visibilidad de las venas en el abdomen. Y por último surgen las hemorroides que son agresivas y letales”, determina.

Prevención

HEPATICO

Todo lo malo en la vida puede prevenirse, incluso las enfermedades, el problema estriba en que los seres humanos no acatamos las órdenes ni los consejos al pie de la letra, tarde o temprano terminamos transgrediendo las normas y cometiendo aquello que no nos conviene. Prevenir una cirrosis hepática no es imposible… tome nota.

“Hay que cuidarse del sobrepeso y la obesidad, esta epidemia está afectando a más del 50 por ciento de la población nicaragüense, eviten la ingesta de alcohol, ya que es un hábito tóxico que provoca no solo cirrosis sino otras enfermedades, controlen los niveles de colesterol, practiquen una dieta baja en grasas”, aconseja el endocrinólogo.

COMIDAS GRASOSAS

Tratamiento
El tratamientos dependerá de la etapa en la que se encuentre el paciente.

“Si está en la inicial, lo fundamental es controlar al enfermo, es decir, si tiene sobrepeso, equilibrarlo con alimentos sanos y ejercicios, también debe estudiarse su organismo con más profundidad, para detectar otros males metabólicos, la vitamina E ayudará a que el hígado no se deteriore, está científicamente comprobado que esta medicina ayuda a prevenir la cirrosis hepática y el hígado graso”, recomienda el especialista.

En la etapa avanzada, lo predominante es el problema nutricional y los sangrados, lo adecuado es acudir de emergencia al hospital y solicitar a los galenos que valoren la situación de forma realista.

“Que digan lo que se necesita, si se tiene que suministrar la sangre perdida, pues debe hacerse, otro punto importante es la ingesta de proteínas, yo recomiendo a mis pacientes la clara del huevo, es lo más eficaz”, concluye Vega Carbó.

A tiempo
“Quiero recalcar algo que muchas veces se queda en el olvido… no menosprecien un diagnóstico de hígado graso… eso no es un juego, o una noticia menor, al contrario, deberían preocuparse porque es el camino directo a la cirrosis, este se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas, si no se cuidan y comen lo que quieren, terminarán afectados más de lo que se imaginan, es tiempo de cuidar la vida”, expresó el médico.

...

Notas Relacionadas