Amor a escondidas

Cómo actuar cuando los hijos adolescentes se enamoran

El enamoramiento de un adolescente es un hecho muy importante en sus vidas. HOY/Thinkstockphotos.com

El enamoramiento de un adolescente es un hecho muy importante en sus vidas. HOY/Thinkstockphotos.com

El enamoramiento de un adolescente es un hecho muy importante en sus vidas. HOY/Thinkstockphotos.com
El enamoramiento de un adolescente es un hecho muy importante en sus vidas. HOY/Thinkstockphotos.com

Yaosca Reyes Centeno
HOY

“…A escondidas, tengo que amarte, a escondidas como un cobarde… a escondidas cada tarde, mi alma vibra, mi cuerpo arde…”, esa frase vive cantando Marina, una jovencita de 16 años de edad. Ella pasa el día tarareándola y soñando despierta.

La respuesta en una frase: está enamorada. Lo malo del asunto es que sus padres se oponen al noviazgo, por lo que ha decidido llevarles las contraria con su “amor a escondidas”.

Como se imaginarán, a esa edad el amor es rosa pastel, hay sueños de por medio, besos que hacen sentir mariposas en el estómago… en palabras de los adultos “son locuritas de adolescentes”.
Pero… ¿en realidad son locuritas?

Piénselo bien, papá, mamá. Usted también fue adolescente alguna vez y también se enamoró a esa edad. Y muchas veces, por la falta de tacto o de experiencia como padres, se actúa mal, se regaña mucho, y se hace todo lo que no se debe… como, por ejemplo, dejar de conversar con los hijos u obligarlos a terminar con esa relación.

El enamoramiento de un adolescente es un hecho muy importante en sus vidas. Algunos padres se asustan cuando sus hijos/hijas que apenas están saliendo de la niñez se enamoran y fruto de ese miedo tienden a desvalorizar los sentimientos de los hijos diciéndoles “eso es una tontería”, “¿qué vas a saber vos lo que es estar enamorado?”.

La comunicación padres-hijos es muy importante en esta etapa. HOY/Thinkstockphotos.com
La comunicación padres-hijos es muy importante en esta etapa. HOY/Thinkstockphotos.com

Según el psicólogo Julio Jiménez, cuando los padres obligan a su hijo/hija a terminar una relación sentimental comenten un error.

“No es saludable obligarlos a terminar la relación, porque al final los padres solo tienen cierto control sobre la vida de sus hijos, aunque sean adolescentes y tengan el control legal de ellos. Pero en el colegio o en algún momento ellos toman el control de sus decisiones, tienen cierta autonomía en lo que los padres no pueden influenciar. Entonces, aunque los obliguen a terminar una relación, ellos pueden continuar a escondidas. Y todos saben que una relación a escondidas es más peligrosa que una abierta”, explica el psicólogo.

Entonces si sus pretensiones son que a toda costa él o ella termine con ese noviazgo, cálmese, pues lo que ganará de inmediato es perder su confianza o peor aún generar rebeldía.

El psicólogo Jiménez señala que hay que fomentar la comunicación adecuada entre padre e hijo. Las charlas de consejos, los lazos de confianza y sobre todo poder expresar que usted como papá o mamá entiende por lo que está pasando.

La comunicación padres-hijos es muy importante en esta etapa. HOY/Thinkstockphotos.com
La comunicación padres-hijos es muy importante en esta etapa. HOY/Thinkstockphotos.com

“Lo mejor es conocerlos, conocer sus gustos. Obviamente conocer al pretendiente o la pretendiente, hasta cierto punto claro está. Porque recordemos que son niños aún y que está empezando a descubrir sus inclinaciones, gustos y eso hay que respetarlo. Al final él o ella se dará cuenta si está tomando las mejores decisiones”, dice el experto.

Alerta

Ahora bien, si usted deja que su hijo/hija continúe su noviazgo adolescente, no significa que no esté alerta a lo que pueda suceder después.

Hay que vigilar el desarrollo de esa relación. Darles confianza, pero siempre poniendo límites en sus actitudes y decisiones. Son adolescentes, tienen que tomarse las cosas al suave.

HOY/Thinkstockphotos.comHOY/Thinkstockphotos.com
HOY/Thinkstockphotos.com

Aproveche esta situación para hablarle lo que cree usted que es un comportamiento adecuado y lo que considera inadecuado en su relación.

La educación afectivo-sexual de los hijos requiere que los padres les hablemos claro respecto a lo que ocurre o puede ocurrir cuando uno cree que está enamorado. No se trata de negar lo que nuestros hijos sienten, sino orientarlos respecto a la necesidad de responsabilizarse de sus decisiones, de sus acciones.

¿Y si se enamoran siendo niños?

Si tiene un hijo pequeño y le ha dicho que está enamorado y usted no sabe qué hacer, le aconsejamos que se lo tome con calma.

Lo primero que deben hacer como padres es reafirmar los aspectos positivos del amor. Incluso si a nosotros nos fue mal, debemos tratar de recordar cómo fue aquella primera vez que nos enamoramos.

Frases como: “A tu edad no te podés enamorar”, “Lo que sentís no es amor”, “Sos muy joven, vas a ver que vas a encontrar a alguien más”, pueden dañar seriamente la visión que tiene su hijo sobre el amor. Trate de inculcarle valores familiares como el respeto, la autoestima y el amor, de esta manera podrá asegurarse de que su hijo mantenga una relación saludable.

Enséñele a su hijo que el amor también es amistad, es conocer y tratar al otro. Puedes empezar con preguntas del tipo ¿qué te gusta de ella/él? La base del amor es la amistad, así que no está de más pedirle a su hijo que trate de conocer primero a quién le gusta a través de la amistad.

El primer amor nunca se olvida. La mayoría de las veces el primer amor no dura para siempre. Sin embargo, no debe romperle la ilusión a su hijo.

Busque ayuda

Si usted se siente perdido en el tema, no logra acercarse a su hijo o hija, entonces es hora de dar el siguiente paso: buscar ayuda.

FAM1

“Es necesario buscar una ayuda externa, como psicólogos, pero principalmente para los padres. Para que se guíen en este tema que puede hacerlos sentir confundidos”, puntualiza Jiménez.

Y por supuesto, hay que estar alerta, porque los jóvenes son más sensibles cuando se enamoran y pueden tomar decisiones erróneas por la negatividad de los padres con su nueva relación o porque el noviazgo no resultó de la manera que esperaban.

“Hay que evitar que tomen decisiones en la tristeza. Cuidemos a nuestros hijos, hablemos con ellos siempre”, finaliza el experto.

Fuente
Julio Jiménez, psicólogo clínico. Teléfono: 8812-9481. Sitio web: www.serviciospsicologicos.net http://blogs.hoy.es/escuela-de-padres/2014/01/20/adolescentes-enamorados-que-hacemos-los-padres/ http://www.vix.com/es/imj/familia/5510/que-hacer-cuando-los-ninos-se-enamoran

...

Notas Relacionadas