Nadie se atreve a comprar casa donde Nahum mató a su padre

Vecinos dicen que en la propiedad se escuchan gritos y pláticas, pese a estar deshabitada

casa
Desde el año pasado está en venta la casa por 1.2 millones de dólares. HOY/Wilmer López

HOY

 

Nadie se ha atrevido a comprar la casa donde Nahum Bravo Tórrez asesinó a su padre Santos Bravo, a su media hermana Lucía Bravo y su madrastra Rosibel Murillo, el 26 de marzo del año 2015, para después mantenerlos durante 15 días en una fosa donde se hacían cambios de aceite.

La propiedad, ubicada en el barrio Los Ángeles cerca de Ciudad Jardín, fue puesta a la venta en agosto del año 2016, cuando un juez determinó que los herederos de la vivienda serían Jonathan y Abner Bravo, hermanos de Nahum.

Vecinos del sector comentaron que desde que Nahum cometió el crimen el barrio se ha vuelto peligroso. “Nahum dejó al diablo aquí”, expresa María Eugenia Sáenz, quien habita en una vivienda a la par de donde se cometió el sangriento hecho.

Ella comenta que algunas personas llegan a ver la propiedad en compañía de los herederos, sin embargo nadie se ha atrevido a comprarla, según ella, porque todavía se siente el mal olor de los tres cuerpos que estuvieron ahí en descomposición y porque es muy cara.

casa 2
La propiedad, ubicada en el barrio Los Ángeles cerca de Ciudad Jardín. HOY/Wilmer López

¿Embrujada?

Vecinos del lugar indicaron que la vivienda donde ocurrió el hecho está embrujada, dado que supuestamente se escuchan gritos, incluso han escuchado a personas platicando a medianoche dentro del inmueble pese a estar deshabitado.

Los dueños de la vivienda no llegan casi a la casa que luce un tanto abandonada.
“Yo ni que tuviera reales (dinero), ni que me la regalaran la agarro, esa casa me da miedo a mí”, expresó Amanda Jiménez, habitante de la zona.

Mientras tanto María Eugenia recuerda que Nahum un día después de la tragedia anduvo preguntando donde varios vecinos si habían escuchado una discusión en la vivienda en horas de la noche. Principalmente se lo preguntaba a ella porque su vivienda está a la par del inmueble donde ocurrió el hecho.

“Yo le digo a mi mamá que él estuvo sondeando si yo había escuchado algo, porque él me preguntaba si había escuchado una discusión entre su papá y su hermana y yo le dije que nada que ver, entonces me dijo ‘vieras clase pleito entre mi papá y la Lucía’”, expresó María Eugenia, sin imaginarse la tragedia que había ocurrido.

casa 3
Parte de adentro de la casa donde ocurrió el sangriento hecho que estremeció el país. HOY/Wilmer López

“Era tacaño”

Doña María Teodolinda Potosme, vecina muy cercana de don Santos Bravo, lo recuerda como una persona muy amable y apartada, pero eso sí, reconoce que era “muy tacaño”.

Recuerda que un año antes de que mataran a Santos, él le regaló diez córdobas en su cumpleaños para que se bebiera un café.

Comentó que don Santos en una ocasión estaba afuera de su vivienda con el rostro triste, al preguntarle ella qué le pasaba le contestó que no había comido porque no tenía dinero.

Tampoco le gustaba salir en sus vehículos para no gastar gasolina y en ocasiones encendía sus camionetas solo para calentarles el motor, nada más.

Doña María Teodolinda expresó que a las 6:00 de la tarde las luces de la casa de don Santos ya estaban apagadas y solo se miraba el televisor encendido porque no le gustaba gastar mucha luz.

Don Santos tenía una obsesión por cuidar su vivienda de los ladrones y por eso la tenía, según él, bien segura, dijo su vecina.

“Irónicamente se cuidaba de las personas de afuera y no se cuidó del que tenía adentro”, expresó la ciudadana.

  • El Nicamono

    Con Ese Precio quien la va a comparar

  • Hilton Castro

    Pobre señor fue tan tacaño que ni disfruto de sus logros.

  • Mimi

    Siempre las viejas chismosas del barrio criticando. Que le importa a ella si era tacaño o no. Hablando de alguien que ya no se puede defender.

  • David

    A todo puto tacaño le llega su hora y con distintos resultados, nada material se llevan cuando se van al otro lado y el lamento por lo que dejo no lo deja descansar.

  • Ni quiera Dios alli vive el diablo.

...

Notas Relacionadas