Un paseo por la historia de la vieja Managua

Conozca algunas obras y estructuras de la Vieja Managua que aún perduran.

Pañorama de la ciudad antes del terremoto. Hoy/Foto: Nicolás López Maltez

Francely Navarro H.
HOY

Pañorama de la ciudad antes del terremoto. Hoy/Foto: Nicolás López Maltez
Panorama de la ciudad antes del terremoto. Hoy/Foto: Nicolás López Maltez

Hagamos un viaje… no es necesario preparar maletas ni boletos porque la excursión es aquí mismo, en Managua. La ciudad apocalíptica, la que ha quedado soterrada muchas veces, la que según indagaciones de Pablo Antonio Cuadra tuvo sus inicios en el año 1000, cuando toda Mesoamérica se agitaba en numerosas migraciones, una alta cultura en desarrollo con influencias del norte y del sur, que incorporó a las viejas poblaciones ya establecidas dentro del territorio y ubicó una procesión de veinte leguas de casas en las riberas del hermoso Lago de Managua.

El cronista Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés calculó cuarenta mil habitantes en esos albores, todos, hábiles artistas del barro y de la piedra, mansos pescadores de sardinas.

En la época colonial, la Managua pescadora siguió fiel al lago y dice Cuadra, que Vásquez de Espinoza, nuestro primer geógrafo, indicó en sus apuntes que la ciudad era experta en la elaboración de “redes para navíos”. Luego, después de la Independencia, don Fulgencio Vega, gobernante, decretó en 1852 que Santiago de Managua (villa elevada a rango de ciudad apenas seis años antes), sería la nueva Capital de la República, esto para erradicar los conflictos sangrientos entre León, la Metrópoli, y Granada, la candidata a Capital.

Con el paso de los años Managua fue creciendo infraestructural y superestructuralmente, o sea, se visibilizaron y afianzaron las estructuras sociales, el cambio social y las fuerzas productivas, también, las formas jurídicas, políticas, el arte, la filosofía y la religión.

De pronto, vino el progreso con aire inglés y con toda su parafernalia; ferrocarriles, museos, bibliotecas, telégrafos, teléfonos, educación, bancos, rascacielos, moda, automóviles, sistema de nomenclaturas con las cuales podían direccionarse los pobladores. Sin embargo, dos terremotos, el primero, en 1931 y el segundo, en 1972, acabaron con el aparente orden… el último terremoto según la narradora, crítica de arte y museóloga, Mercedes Gordillo, arrancó nuestras raíces más profundas. No obstante, el recuerdo de la Managua alta y elegante sigue vigente en el imaginario colectivo.

Creación direccional

La memoria es virtud inherente en los capitalinos y pese a las pérdidas, aún seguimos trayendo al presente los puntos de referencia de una ciudad fantasmal que no pudo darle la bienvenida al siglo XXI.

Uno de los 10 los vehículos que a altas horas de la noche sacan de apuros a la población. HOY/ Mynor García.
Los taxistas se conocen de punta a punta Managua y la mayoría de veces ubican a sus pasajeros con las direcciones antiguas. HOY/ Mynor García.

El historiador Clemente Francisco Guido Martínez asegura que debido a la costumbre de perder los puntos de referencia de la noche a la mañana, los managua han sido obligados a diseñar mentalmente una estrategia social.

“Esto no es producto de ninguna ley de la Asamblea Nacional, sino de un consenso social colectivo que parece haber definido que ante lo inevitable como son los desastres naturales y lo evitable pero irremediable, como son las guerras civiles, no ha quedado más remedio que apelar a la memoria del pasado, activa en el presente, y para esto se ha tenido que desarrollar la habilidad de memorizar los puntos de referencia, y comunicarlos vivamente a las nuevas generaciones con calidad imaginaria tal, que aunque la mayoría de los jóvenes no han tenido la experiencia de los puntos de referencia, los han ‘heredado’ en la conciencia colectiva y los han asimilado, convirtiéndolos en parte de su pasado, aunque nunca fueron parte de su presente”, determina el experto.

Cabe destacar que según Guido Martínez, el hecho de mantener vivo el pasado a través de las direcciones es maravilloso, “es un elemento identificador de nuestro poblador, ahora es parte de su identidad cultural”, advierte el estudioso. Esto significa que la manía de dar direcciones basadas en referentes materiales difícilmente podrá anularse.

“Aquí a veces se dan direcciones basadas en la imaginación o el recuerdo, pero claro, creo que es imposible quitarle esa costumbre a la gente, menos a los veteranos, siempre se utiliza esa frase; ‘de donde fue’, señalan el lago para cuando quieren ir hacia el norte, la montaña cuando se dirigen al sur, arriba y abajo en vez de este y oeste, en este trabajo uno escucha direcciones incomprensibles, pero como dicen por ahí, ‘dame un punto de apoyo y conoceré todo el mundo’, así es en la nueva Managua, y claro la juventud está agregando puntos nuevos, ahora te mencionan discotecas, bares, todo vuelve a repetirse”, señala el conductor Enrique Antonio Navarro Somarriba, quien a diario transita por la capital en su taxi.

Aún tangibles

La Catedral de Santiago de Managua

HOY/Archivo
HOY/Archivo

Según indagaciones del periodista e historiador Nicolás López Maltez la construcción del templo inició en 1928 y cuando aconteció el terremoto de 1931, todavía estaba en construcción, “en dicha época solamente era visible su armazón de acero importado de Bélgica, se encargó de erigirla el ingeniero Pablo Dambach. El coronel José Dolores Estrada, autóctono de Managua, fue el inspector de la obra, el 23 de diciembre de 1972 sufrió severos daños, y aunque es posible su reconstrucción y restauración, ni los gobiernos ni la Iglesia han logrado rescatarla”, asevera López Maltez.

También, apunta que casi 45 años después del terremoto, la Catedral de Managua permanece en ruinas “los frecuentes temblores, algunos imperceptibles y las lluvias deterioran cada vez la estructura de este templo histórico”, recalca el estudioso.

Estadio Nacional

Estadio Nacional de Managua. HOY/Foto: Justo López Rivera
Estadio Nacional de Managua. HOY/Foto: Justo López Rivera/padre de Nicolás López Maltez.

De acuerdo con el estudioso, el Estadio fue construido por el gobierno de Anastasio Somoza García en 1948, para la celebración de la décima Serie Mundial de Beisbol Amateur, es el único coloso deportivo construido en Nicaragua del siglo XX, y el único existente en Managua hasta el 2008.

“Sucesivamente ha sido denominado con diferentes nombres: Estadio Somoza, Rigoberto López Pérez en la década de los 80, y el Estadio Dennis Martínez en la década de los 90, por siempre será el Estadio Nacional en la conciencia del público”, advierte el historiador.

Imponentes

Aeropuerto Internacional Las Mercedes

HOY/ Archivo
HOY/ Archivo

Construido durante la Administración del presidente Anastasio Somoza Debayle, fue inaugurado el primero de mayo de 1968, con una fiesta en la que participaron personalidades internacionales, como el comediante mexicano Mario Moreno ‘Cantinflas’, y amenizada por la orquesta Caribeña de Pan American Airways.

“En esa época Las Mercedes se constituyó en el mejor aeropuerto de Centroamérica y el diseño de su terminal incluyó un largo balcón frente a la pista de libre acceso, para los familiares y público en general que llegaban a despedir a los viajeros, sin ninguna restricción de seguridad”, precisó López Maltez.

En la década de los 80 el aeropuerto se designó como Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, muy poco se realizó en esta época y las instalaciones se deterioraron considerablemente. En 1995, se reiniciaron las labores de ampliación y remodelación. A finales de los años 90, el aeropuerto ya se conocía simplemente como Aeropuerto Internacional de Managua.

Teatro Nacional

 HOY/Internet
HOY/Internet

Construido por la Sociedad Pro Arte Rubén Darío, presidida por Hope Portocarrero de Somoza, primera dama de la nación y gran promotora de la cultura. Fue inaugurado el 5 de diciembre de 1969, como regalo de cumpleaños de la señora de Portocarrero de Somoza a su esposo.

“La bendición del teatro estuvo a cargo del entonces arzobispo de Managua, monseñor Miguel Obando y Bravo, en sus primeros diez años se presentaron espectáculos de nivel mundial, como el Ballet Bolshoi de la Unión Soviética, los Niños Cantores de Viena, el Ballet Folklórico de Senegal y el maestro de Jazz Duke Ellington. El Teatro Nacional sobrevivió incólume al terremoto de 1972”, especificó López Maltez.

Palacio de Comunicaciones

Palacio de las Comunicaciones.HOY/Foto: Nicolás López Maltez.
Palacio de las Comunicaciones.HOY/Foto: Nicolás López Maltez.

Según pesquisas realizadas por el periodista e historiador Nicolás López Maltez, el edificio fue construido en 1950 por la Administración del presidente Somoza García, fue uno de los centros neurálgicos de Managua, visitado por multitud de ciudadanos a diario. En esos días, las comunicaciones solamente se hacían por cartas, telegramas y se recibían por carteros o apartados postales, la escultura que está en el centro es El Relevo, de la danesa nicaragüense Edith Dorthe, obra maestra admirada y reconocida mundialmente, pero hasta el 2012 la escultura estaba abandonada y cubierta con ordinaria pintura de paredes.

“En 1950 se inauguró con la recepción de lo que se llamó ‘La boda del siglo’, el matrimonio de Anastasio Somoza Debayle, hijo menor de Somoza García, con Esperanza Hope Portocarrero Debayle. Los novios eran primos carnales… el edificio resistió y sobrevivió al terremoto, al finalizar la era de los Somoza fue rebautizado con el nombre de Palacio de Correos”, enuncia.

Monumento a Roosevelt

Monumento a Roosevelt
Monumento a Roosevelt. HOY/Foto: Nicolás López Maltez

Diseñado por el arquitecto Basilio Marín, fue construido por la empresa Cardenal Lacayo en 1941, en honor al general Anastasio Somoza. “Fue pagado por sus correligionarios, pero el primero de febrero de 1946 fue inaugurado y dedicado en honor al presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, el gran Somoza lo endosó a su fallecido protector. En 1942, Somoza bautizó la Avenida Central con el nombre de su fallecido protector, Avenida Roosevelt. No se sabe quién del ejército actual determinó cambiarle el nombre y ahora se insiste en llamarle Monumento al Soldado de la Patria, pretendiendo ignorar que ya existe un Monumento al Soldado Nicaragüense, que es el más conocido de Managua, el de Montoyita”, sostiene López Maltez.

Monumento al Soldado Nicaragüense

HOY/ Archivo
HOY/ Archivo

“En honor al soldado de la patria, un adolescente de nombre Ramón Montoya Acevedo, nacido en León en 1893, hijo de Francisco Montoya y Francisca Acevedo… Montoyita es el monumento más antiguo de la ciudad de Managua, inaugurado el primero de enero de 1909 el monumento ha resistido los dos grandes terremotos de Managua del siglo XX… la estatua de bronce fundida en Italia honra al joven soldado de la patria nicaragüense que murió a los catorce años de edad, en la batalla de Namasigüe, cerca de Choluteca, Honduras… ”, argumenta López Maltez.

El Granero Nacional

HOY/Archivo
HOY/Archivo

Construido e inaugurado en 1950, por el presidente Somoza García, para el almacenamiento y distribución de granos básicos. Este granero fue la base para la creación del Instituto Nicaragüense de Comercio Exterior e Interior, Incel, cuando Nicaragua era justamente llamada ‘El Granero de Centroamérica’. “Cualquier ciudadano podía comprar a precios bajos los alimentos que vendía el Incel, directamente en el Granero Nacional… en los años 80, le cambiaron el nombre y le llamaron Enabas”, explica el historiador.

...

Notas Relacionadas