Renovación espititual

La Semana Santa no solo significa recreación sino también acercamiento con el creador.

Francely Navarro H.
HOY

ThinkstockPhotos-494814502

“He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Apocalipsis 21:5), esta es una de las frases más utilizadas en tiempo de Cuaresma. Alude a la renovación espiritual y nos recuerda que hace 2017 años existió un hombre que cambió el rumbo de la historia… Jesús, el hijo del padre que sacrificó su vida por la creación.

Hoy día, se viven tiempos difíciles, es cierto, el poder, la ambición y otros antivalores han nublado la visión humana, le han carcomido la fe como el cáncer carcome la carne. No obstante, aún hay esperanzas, no todo está perdido, solo hace falta ablandar el corazón y aceptar lo miserables que somos viviendo a solas, sin la mirada y lejos del regazo del todopoderoso.
Esta Semana Santa, tiene que ser distinta a las demás, sí, porque este año estamos vivos, no sabemos si el próximo será igual, por eso, hay que aprovechar el tiempo y el espacio para acercarnos a Dios y ser mejores personas.

“La temporada es perfecta para la reflexión y es el momento oportuno, para volvernos a Dios sin reservas”, indica monseñor Rodrigo Urbina, párroco de la Basílica Inmaculada Concepción de El Viejo, Chinandega.

Asimismo, comenta que el pueblo católico nicaragüense debe respetar y participar en las actividades promovidas por la iglesia.

Fiesta luminosa

ThinkstockPhotos-517661806

El párroco refiere que la Cuaresma debe considerarse una gran fiesta porque es el centro, el vértice de todas las celebraciones cristianas.

“Es una festividad de esperanza, certeza de que Jesús vive y ahora es nuestro abogado de amor ante el Padre, en esta Semana Santa deben promoverse las actitudes espirituales que son: el ayuno, limosna y oración, agradar a Dios con un corazón humilde y dispuesto”, afirma el eclesiástico.

También, recomienda a las familias exaltar dicho trípode de valores desde el primer día de la Cuaresma y cada miércoles de ceniza.

“Sí, hay que ser ceremoniales con el padre, pero lo más importante es acercarnos a él con arrepentimiento, pedirle con sinceridad que nos conceda su gracia, para así abandonar al hombre viejo y convertirnos en seres nuevos, llenos de luz, sueños y promesas nuevas”, destaca el párroco.

Recreación sana

ThinkstockPhotos-614411578

En Nicaragua, la Semana Santa coincide con la época de verano y con las vacaciones del sector trabajador, por tanto, muchas veces se pierde el enfoque religioso.

Las familias deciden viajar a los mares, los centros recreativos, se dejan llevar por un sinnúmero de placeres y experiencias, minimizando así el verdadero valor de la estación. Pero bien… ¿Cómo hacer lo correcto?

Monseñor Urbina expresa que lo correcto no se exige, “esto es asunto de fe y la fe es un don de Dios, si las personas, si las familias tienen fe, eso les va a mover y con seguridad destinarán un tiempo oportuno en los días santos, para dedicárselo al altísimo, claro, es correcta la recreación sana, que no ofenda a Dios ni tampoco al cuerpo que es la morada del Espíritu Santo”, finaliza monseñor.

Las vacaciones son buenas
Según Urbina la Iglesia no se opone a las vacaciones, al contrario considera que son justas y necesarias.

”Las vacaciones son un cambio de trabajo, no es holgazanería ni vagancia, en cambio el ocio absoluto sí lo es, es un pecado. Lo único que hay que cuidar en este tiempo es la comunicación con Dios, a dónde vayamos es posible llevar la oración, la veneración, la alabanza, el arrepentimiento, el amor”, finaliza.

Consejos
“Algo que siempre les recuerdo a los feligreses, es la frase de Pablo que dice: ‘no hay que tirar a la basura la gracia que nos da la misericordia de Dios’, y sí, en este tiempo estamos invadidos de gracia, eso hay que valorarlo, porque Dios, el que hace nuevas todas las cosas, nos ama y quiere lo mejor para nosotros”, apunta monseñor Urbina.

De igual forma, aconseja hacer el bien a nuestros semejantes.

“El Padre Nuestro nos dice… ‘perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden’, si estamos en conflicto con la familia, con los amigos, es momento de cambiar, de ser humildes, debemos limpiarnos”, agrega el párroco.

...

Notas Relacionadas