Regañan a denunciantes

Prometen pupitres nuevos y poner a un nuevo director

escuela, malacatoya, mined, regaño, padres, granada

Los padres de familia denunciaron las malas condiciones en que reciben clases los estudiantes. HOY/ Archivo

escuela, malacatoya, mined, regaño, padres, granada
Los padres de familia denunciaron las malas condiciones en que reciben clases los estudiantes. HOY/ Archivo

HOY/ Granada

Regaños, amenazas y la expulsión de un alumno dejó la denuncia de los serios problemas de infraestructura, agua potable, energía, entre otros, que hicieron los padres de familia que tienen hijos en la escuela Rafaela Herrera, de Malacatoya, Granada.

En protesta por esas condiciones los alumnos no asistieron a clase el martes pasado.

Este colegio, que tiene más de 500 alumnos, carece de director, secretaria, jefe de área, un supervisor y de vigilancia en la puerta. El delegado del Ministerio de Educación (Mined), Danilo Mendoza, declaró a un medio radial local que el nuevo director de la escuela Rafaela Herrera llegará el primero de abril, fecha que cae en sábado.

Una fuente que pidió el anonimato para evitar que sus hijos sean castigados, dijo que la subdirectora del centro Carla Vanessa Torres, convocó a una reunión urgente, tras la denuncia que hicieron en los medios para regañarlos y amenazarlos.

“Nos dijo que si seguimos denunciando los problemas del centro en los medios tomarían medidas drásticas con nuestros hijos. Eso es violatorio a nuestros derechos”, dijo el denunciante.

Varios padres de familia también confirmaron que un alumno fue expulsado por la subdirectora Torres, el pasado miércoles porque este muchacho reclamó su derecho a hablar de lo que pasa en su escuela.

La semana pasada el consejo de padres de familia denunció que las autoridades del Mined, local, nunca atendieron sus demandas y tampoco los recibieron en sus oficinas. De esto hay un montón de cartas firmadas y con la firma de recibido.

Doña Darci Teresa Muñoz Rodríguez, madre de una alumna que estudió en ese centro y se bachilleró el año pasado, apoyó las demandas de la comisión de padres de familia y asegura que aunque su hija ya no estudia en ese colegio, lamenta que los alumnos sigan sin sillas decentes en que sentarse.

“Los chavalos escriben sobre sus piernas y las computadoras se están deteriorando por falta de uso”, dijo la señora.

...

Notas Relacionadas