Adicción a la comida

La ansiedad por ingerir alimentos es un trastorno que hay que combatir a tiempo

Ansiedad por comer 5

Yaosca Reyes Centeno/HOY
Le ha ocurrido que cuando más agobiado se siente o cuando más problemas hay en su vida, es cuando más ganas de comer tiene. Y quizás no sienta hambre, es solo que al comer calma sus angustias.

Muchos clasificarán esa forma de actuar como glotonería o gula. Pero no, eso es ansiedad por la comida, un trastorno de la alimentación, según especialistas de la psicología.

La doctora Eudilia Molina, psicóloga educativa, expresa que la ansiedad tiene su origen en cada ser humano desde que está dentro del cuerpo de su madre embarazada.

“La ansiedad por los alimentos inicia desde el momento mismo del embarazo de la madre, porque quizás la mamá tiene problemas diversos que le desarrollan un estado crítico ansioso”, dice la especialista.

Ansiedad por comer 3Además agrega que ante casos como ese, lo más apropiado es que la mujer busque ayuda de un médico o psicólogo, pues un embarazo podría ser riesgoso con ese tipo de trastorno.

Cuando los niños nacen, conforme a su crecimiento, la ansiedad por los alimentos podría presentarse en dependencia del orden o desorden de los padres en la educación temprana.

Para la doctora, si un niño desde pequeño es acostumbrado a no sentarse en un comedor a alimentarse y por el contrario se le deja comer frente a un televisor o la madre o padre anda con la comida detrás del niño convenciéndolo de ingerir algo, entonces ese infante tiene mucha más facilidad de desarrollar esa ansiedad.

“Porque los niños van aprendiendo desde ese momento y al nacer comienza su proceso en el entorno familiar. De 0 a 2 años el niño aprende el estado psicoemocional. Pero si el niño viene con ese problema (de la ansiedad), va poner obstáculos a la comida. Desde ese momento como padres deben percibir que hay un problema y no verlo normal”, afirma la especialista.

Ansiedad por comer 2

Ponga horarios
Tampoco es saludable que se le enseñe al menor a comer en horarios no establecidos, pues según la psicóloga Molina, el niño aprende que a cualquier hora y cualquier cosa puede alimentarlo. Luego al crecer verá normal tomar cualquier alimento de la nevera sean las 10 de la noche o 3 de la madrugada.

O si no quiere comer que coma más tarde, que coma cualquier cosa, pero que coma, entonces desde ahí estamos desarrollando un trastorno de la alimentación.

Según las valoraciones de la doctora Molina, la familia es la primera en colaborar en el desorden alimenticio de los niños, que causarán problemas en su futuro como adulto o en la propia niñez, tales como obesidad, diabetes, entre otras enfermedades.

“Es aprendido este desorden del medio familiar, no es hereditario”, afirma Molina. Partiendo de la raíz de la ansiedad por la comida, también es necesario mencionar que existen personas que sufren de este trastorno por razones personales, como divorcio, malestares económicos e incluso baja autoestima.

Ansiedad por comer 4“Hay otras ansiedades que se generan por glándulas internas del cuerpo, pero esas deben ser valorados por el m
édico. Pero la ansiedad se presenta en que tienen muchos momentos de alimentación, come de todo, se come las uñas, no controla eso. Entonces debe visitar un especialista”, aconseja la doctora.

Hay ansiedades alimenticias que se desarrollan en la adolescencia, que podrían estar ligadas a emociones encontradas, adaptaciones propias de esas edades.

“Hay que ver las enfermedades a tiempo, para no lamentar. La ansiedad es una enfermedad muy mala, tiene un proceso de curación de dos años, pero no se cura con fármacos. Esos son solo estabilizadores momentáneos. La ansiedad se cura con la voluntad del paciente, con la determinación y esfuerzo por combatirla”, finaliza la doctora.

Recomendaciones

Según la doctora Eudilia Molina como madre o padre debe combatir la ansiedad de sus hijos por los alimentos de la siguiente manera:

-Enséñele dónde debe comer, donde se concentre solo en comer.

-Que se alimente solo en horarios establecidos.

-Debe evitar a toda costa que el niño prefiera jugar que comer, si es el horario debe hacerlo, por un orden en su vida y en su cuerpo.

...

Notas Relacionadas