Calvario por falta de agua

Problema de abastecimiento del vital líquido en San Rafael del Sur se agudiza

Ríos secos y pobladores que recorren varios kilómetros para obtener agua potable. Este es el panorama que se ve en el municipio de San Rafael del Sur, del departamento de Managua.

En compañía de sus cuatro hijos Sobeyda Martínez jala un carretón de mano donde acomoda varios baldes con agua desde su casa en la comunidad La Gallina hasta el río que lleva el mismo nombre a dos kilómetros de distancia. Ella es una de las tantas madres de familia que tiene que lidiar con la falta de agua potable desde hace más de tres años.

“Este dilema ha sido constante en este lugar, ya hasta siento que nos hemos acostumbrado a vivir así, los niños tienen que madrugar para bañarse en el río e ir a la escuela y los días que no van tienen que acarrear el agua desde el río a la casa para poder hacer los quehaceres”, afirma Martínez.

Los pobladores de esta comunidad aseguran que la problemática empezó a agudizarse hace tres años aproximadamente, ya que antes de eso recibían el servicio de agua potable una vez a la semana en horas de la madrugada, pero ahora no sale ni una gota de las tuberías.

Las mujeres lavan en el río porque no tienen agua en sus casas. Roberto Fonseca.
Las mujeres lavan en el río porque no tienen agua en sus casas. Foto:Roberto Fonseca.

Los quejosos se sienten en el abandono y afirman que más de 600 familias son afectadas por la escasez de agua. Y lo peor es que los niños y niñas tienen que arriesgar sus vidas acarreando el vital líquido en los bordes de la carretera.

“Se han registrado varios incidentes de personas que acarrean agua en carretones de mano o bicicletas y ni aún así Enacal ni la Alcaldía de San Rafael del Sur da respuesta, esta situación se ha salido de nuestras manos”, señala Óscar Picado, habitante de La Gallina.

Cobros
El colmo de esta situación es que estas personas no cuentan con el servicio de agua potable y el recibo por el cobro del servicio llega mensual a sus viviendas.

Los recibos reflejan consumo de hasta 250 córdobas por agua mensual cuando en realidad estos habitantes no tienen ni una gota disponible de los grifos.

Las personas adultas y niños tienen que aprovechar a bañarse en el escaso caudal del río.
Las personas adultas y niños tienen que aprovechar a bañarse en el escaso caudal del río. Foto: Roberto Fonseca.

“El señor Alcalde no nos toma en cuenta en los proyectos que se realizan en este municipio, sin embargo la Empresa Nicaraguense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) si se acuerda de mandarnos a cobrar por un servicio que no recibimos. Esto es demasiado”, explica Picado.

Varios de los afectados han solicitado a la empresa distribuidora de agua que quite los medidores de sus viviendas ya que a pesar de que el líquido no llega el medidor marca los cobros.

HOY visitó el río La Gallina de donde los habitantes de esa comunidad se abastecen, sin embargo este ha disminuido significativamente su caudal.

También puede leer: Sufren por agua en Somoto

“La verdad de las cosas esto es preocupante, no sabemos cuánto vaya a durar esta sequía, las mujeres tenemos que hacer filas en horas de la mañana para poder lavar la ropa en los lavanderos aquí en el río, pero el agua es cada día más escasa”, indica Ana Díaz, habitante del sector.

Esta crisis de agua también ha afectado a los pobladores de otras comunidades que se ubican en San Rafael del Sur donde los pozos artesanales se han secado casi en su totalidad.

Pobladores de la comunidad El Portillo, San José de la Montaña, San Cayetano y La Gallina son las más afectadas por la falta del agua, en varios de estos sectores los habitantes ya han realizado plantones en las carreteras para exigir una respuesta pronta a su problema, sin embargo las autoridades correspondientes se han hecho de oídos sordos.

Los habitantes afectados han amenazado con recrudecer las protestas si las autoridades no toman cartas en el asunto.

Del Río La Gallina se abastecen más de tres comunidades. Roberto Fonseca
Del Río La Gallina se abastecen más de tres comunidades. Foto:Roberto Fonseca
...

NOTAS RELACIONADAS