Ataque canino

La rabia pueden padecerla todos los mamíferos, entre ellos los seres humanos.

Francely Navarro H.
HOY

Los perros se han ganado un lugar especial en el corazón del hombre, son seres amorosos que disfrutan de las atenciones de sus amos y las retribuyen con piruetas, hazañas, protección y absoluta fidelidad.

Lamentablemente, estas inocentes criaturas se han visto perjudicadas por distintos factores, entre ellos la pobreza, la insensibilidad humana y la falta de atención veterinaria, producto de la privatización del servicio médico.

Este último factor ha detonado la proliferación de enfermedades letales, entre ellas la rabia.

“La rabia es una enfermedad viral, se transmite en todos los mamíferos, zorros, mapaches, murciélagos, entre otros, pero, en Nicaragua se ha visto más en los caninos”, indica la veterinaria Margine Gutiérrez.

perro 11

También, detalla que la amenaza mayor de esta enfermedad es que puede ser mortal para los seres humanos.

“Todos estamos expuestos al contagio, ya sea a través de la saliva de los perros o por cualquier mordedura, lo peor de todo es que la rabia no se cura, la medicina todavía no ha podido erradicarla, hay que tener mucho cuidado y tomar medidas preventivas”, dice la experta.

monitoreo

perro 12

En Nicaragua el Ministerio de Salud (Minsa) es el encargado de controlar el virus a través de jornadas de vacunación para mascotas y personas.

“Ya van muchos años en que no se presenta un caso de rabia humana, no obstante, es necesario dar un seguimiento sanitario y poner los ojos en esos animalitos que trafican en las calles, ellos no reciben atención, no son vacunados, en cualquier momento pueden morder a alguien y eso es un peligro para la salud pública”, aconseja la especialista.

“Si no van a cuidar a sus mascotas, mejor no las tengan, un perrito es gasto, ellos deben comer, jugar, ir a chequeos, hay que ponerles vacunas y tener un espacio agradable donde vivir…”, agrega la veterinaria.

La rabia canina tiene una sintomatología fácil de detectar, por lo general los perritos cambian su temperamento, o sea, si antes eran cariñosos, se tornan agresivos, sufren de fotosensibilidad, miedo al agua, problemas de respiración, babeo extremo y convulsiones.

Según Gutiérrez la enfermedad tiene tres fases de fatal desarrollo, la primera es cuando el animalito se contagia, luego, la incubación durará de dos a ocho semanas. La segunda etapa en cambio, es más violenta.

“El sistema nervioso central se atrofia y los nervios cerebrales se dañan por completo, la etapa final es la más dura, en esta el perrito ya no puede respirar y muere por fallas multiorgánicas, es doloroso para ellos”, refirió.
Para evitar la rabia en los caninos de la casa es recomendable vacunarlos desde el primer mes de nacido.

perro 4

“Se comienza con la vacuna parvovirus, luego, a los 20 días se les aplica la múltiple y finalmente la vacuna contra la rabia, cuando el perrito cumple el año, este proceso se repite, así será cada año hasta que llegue a la última etapa de su vida”, finalizó la veterinaria.

Una amenaza
El epidemiólogo Leonel Argüello expresa que la mordida de un perro debe catalogarse como una emergencia.

”A pesar de que el animalito se encuentre vacunado, es mala idea conservar la calma debido a que no se sabe si esa vacuna funcionó, si estuvo refrigerada lo suficiente o si la dosis fue la correcta”, advierte el experto.

También destaca que es reglamentario que cualquier perro que muerda a una persona debe ser observado por diez días.

”Si el perro no se muere en diez días quiere decir que no tenía rabia, pero si se muere, hay que cortarle la cabeza y llevarla al laboratorio. En cuanto a la persona, esta debe ser vacunada para evitar la muerte”, añade el epidemiólogo.

En caso de una mordida
Las mordeduras de un perro no deben coserse, hay que dejarlas expuestas y lavarlas bien con jabón y cualquier desinfectante.

”Si ya fuistes mordido, normalmente lo que se te pone es inmunoglobulina, son anticuerpos, también las vacunas, para ir creando defensas. La vacuna contra la rabia solo la tiene el Ministerio de Salud”, destaca Argüello.

Veterinarios vacunados
”Los veterinarios deben vacunarse porque ellos le meten la mano en la boca a los perros, y recordemos que la rabia se transmite por la saliva, cualquier mordedura es como una inyección letal. Hay casos en que la gente y los veterinarios no son mordidos, sino que después de tocar la boca del perro se tocan los ojos, la boca o la nariz”, explica Leonel Argüello.
Rabia en los humanos
Argüello resalta que el virus de la rabia en el ser humano es mortífero, pues, una vez que el perro infectado muerde el virus viaja por los nervios al cerebro.

“Si el perro muerde en la mano, la nuca, la cara o el pecho la infección llegará más rápido al cerebro. Pero si muerde en los dedos de los pies o las piernas, puede que haya salvación”, asegura el especialista.

Asimismo, detalló que los síntomas son similares a los que padecen los animales: fiebre, dolor de cabeza, malestar o debilidad general, insomnio, ansiedad, nerviosismo, confusión, parálisis, excitación, alucinaciones, miedo al ruido, agua, luces y salivación excesiva.

FUENTE
Margine Gutiérrez, veterinaria

Leonel Argüello, epidemiólogo

...

Notas Relacionadas