La historia del bebé que fue arrojado a una letrina, pero logró sobrevivir

La historia sucedió en los años 80 en Esteli

 

Priscila Gómez / HOY

Era el año 1984 cuando en la comunidad de Nacascolo, en Estelí, una mujer de 26 años quedó embarazada por segunda vez de un hombre que tenía otra familia, la fémina en todo momento ocultó su embarazo, pero el día que dio a luz decidió tirar al fondo de una letrina al bebé, que por un milagro de Dios logró sobrevivir.

En la comunidad de Nacascolo, ubicada a unos 20 kilómetros de Estelí, todavía está en pie el árbol donde aquella mujer parió al bebé en una madrugada donde solo fue testigo la oscuridad y posteriormente una letrina que estaba sin uso.

La mujer habitaba una vivienda junto con tres hermanos y sus padres en los terrenos de una finca, cuyo dueño les daba donde vivir a cambio de trabajo.

En esa misma finca trabajaba de doméstica doña Roque, una señora que todos llamaban así porque según ella nunca fue inscrita con un nombre y un apellido.

Doña Roque fue el ángel que logró salvar al bebé que lloraba a gritos desgarradores en el fondo de la letrina, pero en esto también tuvo participación Oscar, un hijo de doña Roque quien en aquel entonces tenía 8 años de edad.

Según doña Roque, fue muy temprano en una mañana cuando se dirigió junto con su hijo Oscar a laborar en aquella finca, el Sol empezó a salir y el niño recorría los terrenos de la finca buscando algún trabajo que realizar.

IMG_0250
Mauricio con doña Roque, la señora que escuchó sus llantos en el fondo de la letrina y buscó ayuda. HOY/Priscila Gómez

Los llantos
Cuando Oscar pasó por donde estaba ubicada aquella letrina escuchó llantos de un niño y corriendo se dirigió hasta donde su mamá para contarle lo que escuchó, fue así como doña Roque fue hasta el lugar y escuchó los llantos de un bebé que seguramente tenía mucha hambre y no podía quitarse de su cuerpecito los gusanos que ya estaban sobre él.

“Ella estaba embarazada y yo le dije a la mamá de ella: mire su hija está embarazada. No, me dijo ella, ¿Quién va a saber más que yo que soy su mamá?, Me dijo ella. No, le dije yo, eso no se engaña”, expresó doña Roque.

Cuando doña Roque fue a la letrina en busca del llanto que su hijo Oscar había escuchado, la escena fue terrorífica porque en aquel entonces, explica doña Roque, crímenes como esos no ocurrían a diario.

“Cuando escuché aquellos llantos me voy donde Chico Morales a decirle que lo sacara, entonces él dejó de ordeñar —la vaca— entonces le digo que busque un mecate y se dejó caer abajo y yo busqué una toalla para agarrar al niño que estaba todo sucio en un solo llanto, viera aquel gusanal en la carita del niño, eso era asqueroso”, expresó con los ojos a punto de llorar doña Roque.

Posteriormente limpió a aquel bebé que no dejaba de llorar desesperado chupándose los dedos de tanta hambre, pero doña Roque se lo entregó a la mamá de la mujer que dio a luz.

foto arbol
Este es el árbol donde la mujer dio a luz al bebé y que después lo lanzó a la letrina. HOY/Priscila Gómez

“Me fui y le trocé el ombligo y yo le dije a la señora mire lo que yo le decía (del embarazo) y no me dijeron nada, la mamá de él (del recién nacido) estaba moliendo maíz porque ella quería dar a conocer que no había parido, supuestamente ella creía que lo había matado, pero gracias a Dios que no se murió”, manifestó la anciana ahora de 74 años.

El bebé fue llamado Mauricio y ahora tiene 33 años de edad, él se mantiene pendiente de las medicinas de doña Roque y la visita seguido en su vivienda en dicha comunidad.

“Yo le preguntaba a Miguelito (un ciudadano de la comunidad) que había sido del niño y él me decía ahí está se lo llevaron, tal vez en algún tiempo viene a verme le decía yo para conocerlo ahora que es grande”, comentó doña Roque.

 

...

Notas Relacionadas