El machismo toma la calle en carnaval

Una joven fue despojada de su ropa ante miles de espectadores sin que nadie la ayudara

machismo-toma-calle-carnaval_EDIIMA20170223_0126_4
En el Carnaval de Brasil una joven fue despojada de su ropa sin que nadie la defendiera. Foto tomada de internet.

EFE

Carolina disfrutaba de la fiesta de un bloco (comparsa) cuando un hombre le arrancó la ropa y la atacó ante decenas de testigos que no hicieron nada para impedirlo. Como ella, son miles las mujeres que sufren agresiones y son acosadas durante el carnaval en Brasil.

“Mis amigas y yo estábamos avanzando con una multitud cuando él, por detrás, me empujó y me arrancó la parte de arriba de la ropa. Me volví ya reaccionando y golpeando a un hombre que me doblaba en tamaño. El se rio. Empecé a gritar: Está loco? y él me quitó la ropa (…)”, relató Carolina Froes, una actriz de 22 años, en las redes sociales.

“Llamen a la policía, me ha arrancado la ropa, recuerdo que grité. Entonces, él me agarró por el cuello e intentó ahorcarme mientras yo intentaba patearlo. Me levantó por el cuello y me tiró al suelo. Caí. Sin blusa y sin ayuda”, agregó la joven, que no respondió a los intentos de Efe por contactarla.

Puede interesarle: Café Tacvba deja de tocar uno de sus hits en repudio al femicidio

El relato de su agresión, durante el desfile de un bloco en Sao Paulo, se ha viralizado en Brasil, donde gana terreno la campaña “Carnaval sin acoso y sin violencia”, con iniciativas como “UmaMinaAjudaAOutra” (Una chica ayuda a otra), que pretende convertirse en una herramienta para denunciar la violencia machista.

Besos forzados, tocamientos, insultos y agresiones contra las mujeres son una constante en las fiestas que se repiten en estos días en Brasil, el quinto país del mundo por tasa de feminicidios y donde el pasado año se denunciaron más de 45.000 violaciones, una estadística que arroja una media de un estupro cada diez minutos.

Renata Rodrigues lucha contra este tipo de comportamientos. Es una de las fundadoras de “Mulheres Rodadas” (mujeres con recorrido), el primer bloco feminista de Río de Janeiro, que nació precisamente de un eslogan machista que rezaba “yo no merezco una mulher rodada”.

A su juicio, el machismo que toma las calles durante el carnaval es un reflejo de la cultura dominante en el país.

“Todavía existe una cuestión mal resuelta en Brasil. Los hombres creen que pueden disponer del cuerpo de la mujer”, afirma esta periodista, convencida de que “el machismo se manifiesta de una forma más cruda durante el carnaval, tanto por la utilización del cuerpo de la mujer como por su papel en la fiesta”.

“Hay muy baja participación de las mujeres en el liderazgo de las escuelas de samba y de los blocos”, lamenta Rodrigues, quien, no obstante, admite, en una entrevista con Efe, que hay figuras femeninas que están rompiendo estos moldes.

En un intento por abrir una reflexión sobre el problema nació “Quién hace la letra del carnaval” para subrayar, precisamente, el mensaje de las populares “marchinhas” que acompañan a los desfiles y que, según Rodrigues, “responden a una narrativa masculina, dominada por los hombres”.

“Si te pega es porque le gustas/pegar a quien no se quiere nunca vi” o “una mujer molesta merece un ladrillazo en la cabeza”, rezan algunas de las “marchinhas”.

Vea: Arrestan a una participante del Miss Universo por posesión de droga

La iniciativa recibió muchos apoyos, pero también una avalancha de críticas de sectores que interpretaron la propuesta como un intento de “censurar” el carnaval, en un reflejo de que “la historia de la música y de la cultura de Brasil, está atravesada por el machismo y por la naturalización del machismo”, apunta Rodrigues.

“Las mujeres tienen la marca del miedo” pero “su derecho a disfrutar del carnaval y a estar en la calle no puede ser relativizado”, sostiene.

Las actitudes machistas se tradujeron en números en una investigación del Instituto Data Popular realizada en 2016, que concluyó que el 49 por ciento de los hombres considera que el carnaval no es lugar para mujeres “de bien” y que la mitad cree que ellas son felices cuando escuchan expresiones como “estás buena”.

Durante el carnaval del pasado año, 3.174 mujeres denunciaron haber sufrido algún tipo de violencia, el triple que en la edición anterior.

El asedio contra la mujer motivó campañas de Naciones Unidas y varios estados brasileños han seguido el ejemplo, como Natal, donde la alcaldía ha puesto en marcha “Natalcontraomachismo”, o Bahía, con el lema “Salvador: Carnaval de la alegría, la música y el respeto a la mujer”.

Educar en la cultura de la igualdad y denunciar es decisivo y con esa convicción nació en Porto Alegre (sur) el movimiento “Vamos juntas”, que invita a las mujeres a unirse para combatir el acoso.

“Soy mujer. Estoy viva. Reacciono y existo. Este texto es una forma de decir, mujer, no estás sola (…) Estamos juntas. Este texto es un pedido: si ven a alguien siendo acosada, abusada o agredida, ayúdenla. Si fuiste acosada, abusada o agredida, reacciona y denuncia”, clama Carolina Froes tras su agresión.

...

Notas Relacionadas