Sandino, ejemplo de patriotismo

A 83 años del asesinato de Augusto C. Sandino, su espíritu nacionalista aún sigue vivo

Sandino
Pintura hecha por Fernando T. Quintero.

HSandino y somozaOY/Yaosca Reyes Centeno
La noche del 21 de febrero de 1934 asesinaron a Augusto C. Sandino. Cuando lo emboscaron no estaba solo. Pero ni su muerte ni las demás fueron asentadas en ningún registro de la capital, pues la pretensión del entonces jefe director de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza García, era que la figura e ideales del guerrillero quedaran en el olvido.

A 83 años del asesinato del “General de Hombres Libres”, todavía hay mucho por decir del sentimiento nacionalista que lo envolvía.

Para el historiador nicaragüense Clemente Guido, Sandino es un ejemplo a seguir en todo momento de la historia política presente y futura.

“Su ejemplo de honestidad, amor a Nicaragua y firmeza de ideales nacionalistas y populares, deben significar para nosotros hoy en día, un faro que ilumina nuestra agenda cotidiana”, expresa Guido.

Sandino4Por su parte, la máster Sandra Centeno Rojas, docente universitaria de Historia de Nicaragua, considera que la lucha de Sandino nació de los permanentes atracos que el pueblo nicaragüense sufría.

“Su pensamiento estuvo impregnado de conciencia social, de la lucha de las clases desposeídas. Surge de una realidad histórica donde era necesario emancipar a los obreros y campesinos”, recalca Centeno Rojas.

La docente agrega que el pensamiento nacionalista de Sandino siempre será contemporáneo, no solo en nuestro país, también a nivel mundial pues las actitudes imperialista e intervencionista continúan acechando, y el sentimiento patriótico es lo único que nos acompaña.

Su lucha
“Mis actos se encaminan a defender, con lealtad y sin ambición personal el decoro de mi patria”, escribió el general Sandino y esta frase la retoma el escritor nicaragüense Sergio Ramírez en su libro “Augusto César Sandino, pensamiento político”.

Ramírez señala también que “Sandino será perdurable porque vivió como predicó”.
Sandino se unió a la guerra Constitucionalista en 1926; pero sus pretensiones no eran políticas como los demás, sino patrióticas.

Sandino1Se entera por boca de José María Moncada, quien era ministro de Guerra, que se ha firmado el Pacto del Espino Negro, “la paz”, y que debe entregar las armas. Sandino al ver que dicho pacto no fue más que la entrega del país a los norteamericanos, decide seguir batallando hasta que “el yanqui invasor” abandonara Nicaragua.

“Para Sandino, el Pacto del Espino Negro fue una alta traición de los políticos nicaragüenses a la patria, al propio pueblo. Supo que quienes quedaban desprotegidos siempre eran los pobres, los campesinos”, expresa la docente Centeno Rojas.

Tras la negativa de Sandino, empieza una guerra de liberación nacional, empujada por el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN).

“Sandino crea la guerra de guerrillas. Atacar, esconderse, volver a atacar, volver a esconderse. Elegir el campo de batalla ideal, favorable a sus fuerzas. Operar en movimiento para no ser víctimas de los bombardeos de la aviación norteamericana. Enraizarse en los sectores campesinos y combatir sin piedad a los enemigos. Él crea un Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua (EDSN), donde todo nicaragüense puede participar, sin distinción de partido. El objetivo era: sacar a las fuerzas norteamericanas interventoras en Nicaragua”, explica Guido.

Sandino3El Manifiesto
La docente manifiesta que dentro de la lucha de Sandino no se puede olvidar el Manifiesto Político San Albino, proclamado por el general en julio de 1927.

En el documento, Sandino declara formalmente la guerra contra la intervención y apela a los sectores de América Latina a que lo apoyaran.

Seis años después de intensificarse la lucha del EDSN, Sandino y sus hombres pudieron derrotar a los militares estadounidenses y estos desocuparon suelo pinolero. Asimismo llega a la Presidencia otro político liberal.

En febrero de 1933, él firma los acuerdos de paz con ese presidente, Juan Bautista Sacasa, “y Sandino se ve en una encrucijada… no puede seguir la guerra contra Sacasa porque Sacasa le ofrece una firma de paz y la salida de los marines norteamericanos de Nicaragua. Sandino confía en Sacasa y firma el convenio de paz. Todo el año 1933, primer año de gobierno de Sacasa, el general Sandino vive en paz… los marines se han retirado de Nicaragua (aparentemente)”, cuenta el historiador Clemente Guido.

Pero Anastasio Somoza García lideraba la Guardia Nacional y empezó a hostigar a los compañeros combatientes de Sandino en la zona norte del país.

sandino2“Sandino tiene que venir a Managua en tres ocasiones para protestar por esto y hablar con el presidente Sacasa, para que detenga el hostigamiento. Es en la última ocasión que Somoza García y el Estado Mayor de la Guardia Nacional, junto con la Embajada Americana en Managua, deciden la muerte del general Sandino a traición, porque él estaba amparado por el presidente de la República”, relata Guido.

Horas más tarde de la cena que Sandino tuvo con el presidente Sacasa, fue fusilado por un pelotón de guardias.

“Lo asesinaron cobardemente pues él ya no estaba alzado en armas, sino en paz. Pero le estorbaba a Somoza para sus planes de instalarse en el poder con el apoyo norteamericano”, finaliza el historiador Guido.

Sandino8

 

Antecedentes de la lucha de Sandino

sandino6-Sandino testifica en una carta haber visto el cuerpo sin vida del general Benjamín Zeledón, el primer nicaragüense que se opuso a la ocupación e intervención militar estadounidense.

-”Zeledón es el primer nicaragüense que dirige una resistencia contra las tropas norteamericanas oficiales de Estados Unidos de Norteamérica. Sandino será el segundo en hacerlo inspirado en la breve gesta de Zeledón”, dice el historiador Guido.

-Su relación con la Revolución Mexicana, absolutamente nacionalista, durante su período pre-guerrillero en Nicaragua.

-La influencia de los modelos revolucionarios de Pancho Villa y Emiliano Zapata, fueron determinantes para la formación del ideario nacionalista del general Sandino.

 

Aspiración

Sandino7El historiador Guido explica que las aspiraciones del general nunca fueron políticas.

“Sandino quería desarrollar un proyecto agrario justo, que repartiera la tierra entre los productores y se impulsara el cooperativismo agrario. Por eso se quedó en Quilalí con 100 hombres armados y sus familias, para desarrollar este proyecto. Toda esta gente fue masacrada después del 21 de febrero. Tuvieron que huir de Nicaragua, aquellos que sobrevivieron y otros anduvieron escondidos en las montañas y todavía resistieron militarmente varios años como Pedro Altamirano, Ramón Raudales y Santos López (protector de la única hija del general Sandino con Blanca Arauz)”, dice el experto.

Alcanzar la paz era uno de los objetivos de Sandino, no pretendía que el pueblo siguiera viviendo en más guerra, pero tampoco aceptaba la intervención militar estadounidense en los asuntos internos del país.

'Allá va el general con su batallón'

Sus hombres eran gente humilde, campesinos, indígenas, obreros de las minas, mujeres. Entre estos cabe mencionar:

-General Pedro Altamirano (Pedrón)

-General Pedro Antonio Irías

-General Abraham Rivera

-General Simón González

-General Francisco Sequeira

-Conchita Anday

-General Francisco Estrada

-General Antonio Rufo Marín

-General Juan Gregorio Colindres

-General Conrado Maradiaga

-Guerrillera Teresa Villatoro (salvadoreña)

-General Miguel Ángel Ortiz Guillén

-General Juan Pablo Umanzor

-General Juan Santos Morales

-Su hermano: Sócrates Sandino, quien muere la misma noche del 21 de febrero 1934.

Fuentes

*Máster Sandra Centeno Rojas, docente universitaria de la carrera de Historia, UNAN-Managua.

*Clemente Guido, historiador. Autor de los libros: “Historia del Poder Ejecutivo, 1858-2007)”; “Oligarquía, Autoritarismo e Intervención Norteamericana en Nicaragua. 80 años de vida del Poder Legislativo, 1858-1938”; “Nueva Historia de Nicaragua”; entre otras obras.

*”Augusto César Sandino, Pensamiento Político”, Sergio Ramírez.

*”Siempre más allá: La lucha de liberación nacional en Nicaragua”, Michelle Dospitall.

*”El pensamiento vivo de Sandino”, Sergio Ramírez.

*”Viva Sandino”, Carlos Fonseca.

...

Notas Relacionadas