¿Tiene ovarios poliquísticos?

El síndrome de ovarios poliquísticos afecta al 10% de las mujeres en edad reproductiva

Francely Navarro H.
HOY

200217Familia,photo04

Selene (personaje de ficción), esa mañana despertó susceptible a todo, su marido quiso sorprenderla con un desayuno nutritivo, pero esta decidió guardarlo en la nevera y prepararse un café sin azúcar, se sentó en el sillón viejo del patio, meditativa e intocable.

“Amor me voy”, le dijo su esposo, mientras acomodaba su corbata, pero ella no respondió, estaba inmersa en un universo extraño, un espacio donde no cabía nadie más. Lo miró inexpresiva y asintió con la cabeza, su comportamiento era tormentoso, se vislumbraba un mar de hormonas haciendo y deshaciendo en sus entrañas y en sus estados de ánimo. Ya el médico lo había vaticinado: “Usted tiene ovarios poliquísticos, y eso provocará cambios físicos y emocionales”.
Según la ginecóloga y obstetra Herminia Cristina Ibarra, el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es relativamente frecuente y afecta a aproximadamente al diez por ciento de las mujeres en edad reproductiva, las molestias son físicas y psíquicas.

“Esta afección, en la mayoría de los casos suele aparecer entre los 15 y los 25 años de edad y una de las teorías modernas considera que se trata de una enfermedad genética, claro, todavía se está investigando en profundidad”, indica.

El síndrome de ovario poliquístico es una patología muy común que no debe pasar desapercibida. Sus causas y efectos no pueden minimizarse porque a largo plazo el daño puede ser irremediable.

“Es también llamado síndrome de Stein-Leventhal, en honor a quienes describieron por primera vez el síndrome asociado con la obesidad, los ovarios de aspecto poliquísticos, el tipo de vello masculino en la mujer (hirsutismo) y la ausencia de sangrado menstrual”, detalla la experta.
También, explica que esta condición está asociado con una concentración elevada de hormonas masculinas (andrógenos).

Utilidad de las hormonas

200217Familia,photo03

Ibarra asegura que la presencia de hormonas masculinas en la mujer es normal, al igual que la presencia de hormonas femeninas en el hombre.

“Las hormonas masculinas son responsables del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios como el vello púbico y de las axilas. La función reproductiva normal de la mujer necesita las hormonas masculinas para poder funcionar”, agrega.

Sin embargo, advierte que si la concentración de hormonas masculinas es excesiva, hay que tener cuidado, pues esto significa que se padece del síndrome de ovarios poliquísticos.

“En este caso la anatomía y la función de los ovarios se verán alterados porque las hormonas masculinas influirán en el ciclo normal de los ovarios e inhibirán el ciclo menstrual normal”, finaliza la especialista.

Los riesgos

200217Familia,photo01

El síndrome de ovario poliquístico está relacionado con múltiples factores asociados entre ellos la obesidad, resistencia de la insulina y niveles elevados de andrógenos, por eso, estas mujeres están propensas a sufrir diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares.

“La insulina es la hormona que promueve el paso de glucosa de la sangre a la célula para dar energía. La resistencia a la insulina puede hacer que se produzca más insulina a medida que el cuerpo trata de trasladar la glucosa hacia las células. Esta misma causa una hiperpigmentación en ciertas partes del cuerpo llamada Acantosis nigrans, o sea, cuando la piel se torna marrón, negra o aterciopelada, la paciente con ovarios poliquísticos está propensa a sufrir todos estos males y más, hay que buscar un médico con urgencia”, finaliza la ginecóloga.

Síntomas y Diagnóstico
La ginecóloga Herminia Cristina Ibarra puntualiza los síntomas en:
Cambios en el ciclo menstrual, o sea, la ausencia del período menstrual después de haber tenido períodos regulares durante la pubertad.
Vello corporal extra que crece en el pecho, el abdomen y la cara, al igual que alrededor de los pezones.

Acné en cara, tórax y espalda.

Cambios en la piel, aparecen marcas y pliegues cutáneos gruesos y oscuros alrededor de las axilas, la ingle, el cuello y las mamas.

“El diagnóstico se basa principalmente en un historial médico, un examen físico adecuado, exámenes de laboratorio y ultrasonido pélvico, deben realizarse exámenes hormonales, pruebas de colesterol y glucosa en ayunas”, menciona la experta.

Tratamiento
“El tratamiento se dará con base en los síntomas de la paciente ya que algunas buscan ayuda por infertilidad, trastornos menstruales, obesidad, e hirsutismo, no obstante, al conocer el origen del mal, lo primero que deben erradicar son los quistes, puede recomendarse la ingesta de pastillas anticonceptivas para regular un poco el ciclo y reducir el crecimiento anormal del vello y el acné, también, se aconseja un cambio radical de los hábitos alimenticios etc”, concluye Ibarra.
Fuente
Dra. Herminia Cristina Ibarra, ginecóloga, obstetricia, ultrasonidista y experta en embarazos. Atiende en el Hospital Roberto Huembes.
https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000369.htm

...

Notas Relacionadas