Un mono cariblanco solitario en Chichigalpa

Ambientalistas demandan que el mono se le devuelva a su hábitat natural

mONITO

Saúl Martínez

“Juanito”, un mono cariblanco, se le encuentra atado de una cadena a un árbol del parque central de Chichigalpa, el propietario es un vendedor de caramelos, galletas y agua helada en la zona oeste.

Al monito lo rodean los visitantes al lugar, quienes gozan de sus correrías, algunos juegan con él, le sostienen sus manitas y lo hacen caminar. Él se entretiene pero a veces se le advierte triste. El propietario no quiso decir desde el lugar que proviene el mono cara blanca.

Ambientalistas demandan que el mono se le devuelva a su hábitat natural donde se sentirá feliz debido a que recorrerá de rama en rama el bosque, conseguirá su mejor alimento y tendrá de cerca a los de su misma especie.

Información de Wikipedia indica que hay información que el inteligente y ágil cariblanco, es el mono que más fácilmente se puede observar en las áreas silvestres protegidas.

El también conocido en algunos países como mono capuchino, porque el color de su pelaje lo hace verse como sí llevara el hábito de un monje capuchino: alrededor de la cara, en el cuello, el pecho, los hombros y parte de los brazos el pelo es color crema o amarillento, mientras que el resto del pelaje es negro. Su cara es rosada. Tiene una larga cola prensil negra.

Activo de día, viaja en ruidosos grupos a veces hasta de más de 30 individuos y busca su alimento en diferentes niveles del bosque.

Hubo grupos de monos

Marcelino Méndez Tijerino, guardabosque del complejo volcánico Chonco-San Cristóbal, informó que ya no existen monos en la zona, ante el brutal despale, incendios y cacería.

“Hace unos 20 años todavía en ese bosque hubo de ultimo 25 monos y llevaba el conteo de las que parían pero se acabaron con la arremetida y tala” dijo el ambientalista.

...

Notas Relacionadas