Fallecidos en accidente regresaban de estación policial

Uno de ellos estuvo retenido por un accidente en motocicleta

Los cinco féretros en la casa de la familia Palacios. HOY/Luis Martínez

Los cinco féretros en la casa de la familia Palacios. HOY/Luis Martínez
Los cinco féretros en la casa de la familia Palacios. HOY/Luis Martínez

Hay consternación en Santa Isabel, un pequeño caserío entre las montañas jinoteganas cercanas al Macizo de Peñas Blancas, donde los vecinos fueron sorprendidos por la noticia del accidente en el que un reconocido agricultor de la zona y cuatro de sus hijos murieron y un nieto del primero sobrevivió con múltiples lesiones.

Los féretros de Alejandro Palacios Altamirano, de 77 años y sus hijos Bayardo, de 40, Ángel, de 25, Julio, de 54 y Jaime Salomón Palacios Blandón, de 40 están juntos en la sala de la casa de madera abarrotada por familiares y amigos.

“Es increíble, si ayer platiqué con don Alejandro y mire ahora, con cuatro de sus hijos ahí”, comentó un hombre que luego prefirió anonimato, aunque también contó que Palacios Altamirano “me sobaba y era efectivo quitando dolores y para qué, es de esos amigos que nunca le gustó cobrar favores”.

A Palacios Altamirano también le conocían porque “somos como 40 hermanos solo de padre, pero hermanos de padre y madre éramos 11, dos murieron pequeños y quedábamos nueve, pero ya ve lo que pasó”, indicó Otto Reynerio Palacios Blandón, hijo y hermano de los fallecidos, respectivamente.

Alejandro era el padre del periodista jinotegano Carlos Palacios Blandón y hermano del ex director nacional de Cedulación, Dionisio Palacios Altamirano.

La tragedia

El accidente ocurrió cerca de las 10:00 p.m. del martes 31 de enero en el sector conocido como Abisinia, en los límites entre los municipios El Cuá, departamento de Jinotega y El Tuma-La Dalia, departamento de Matagalpa.

Alejandro Palacios Altamirano, de 77 años y sus hijos Bayardo, de 40, Ángel, de 25, Julio, de 54 y Jaime Salomón Palacios Blandón, de 40, fueron las víctimas mortales del accidente provocado presuntamente porfallas en los frenos de la camioneta, con placa M 008504, en la que se dirigían del poblado El Cuá hacia el caserío Santa Isabel, donde residían.

El vehículo, que según la Policía era conducido por Jaime Salomón, terminó volcado entre árboles que sirven de sombra a un cafetal en una hondonada de aproximadamente 40 metros respecto de la carretera.

Volvían de buscar a Bayardo, quien estuvo retenido en la delegación policial de El Cuá, porque dos días antes presuntamente atropelló con una moto y lesionó a un ciudadano —cuya identidad no fue
revelada—comentó Otto Reynerio.

“Cuando ya volvían fue que pasó el accidente”, señaló Otto, indicando que su sobrino Yáder Palacios Pineda —quien es oficial de la Policía en Jinotega— “venía adelante en una moto y le hablaron ellos que se apartaraporque la camioneta iba sin breques”.

Yáder, hijo de Bayardo, se orilló en la carretera cediendo el paso a la camioneta, sin percatarse que a menos de un kilómetro este vehículo estaba volcado en el cafetal; sin embargo, más adelante preguntó a unos pobladores si habían visto pasar la camioneta, estos respondieron que no y él optó por volver, encontrando la tragedia.

Palacios Altamirano y sus hijos Bayardo, Jaime Salomón y Ángel murieron en el lugar. Mientras que Julio y el joven de 22 años Eddy de Jesús Palacios, hijo de Bayardo, fueron llevados al hospital Victoria Motta de laciudad de Jinotega.

Julio falleció a las 4:30 a.m. de este miércoles 1 de febrero, mientras que Eddy seguía internado en ese mismo centro asistencial.

Palacios Altamirano pretendía viajar con sus hijos a la ciudad de Matagalpa, donde esa noche era el velorio de su cuñada Adelayda Chavarría.

...

Notas Relacionadas