Desayuno infantil: Con las baterías puestas

La importancia de un buen desayuno para los pequeños del hogar

alimento1

HOY/ Yaosca Reyes Centeno
“Barriga llena, corazón contento”, es un refrán popular que señala una gran verdad, más cuando se trata del primer alimento de la mañana.

El desayuno es el tiempo de comida más importante del día para cualquier ser humano, y para los niños es el que sustenta todas las energías que deben tener a la hora de estar en clases y de estudiar.

Si un niño se alimenta bien por la mañana podrá estar muy atento en clases, no presentará malos humores, no se mostrará frustrado, desmotivado o incluso con ganas de dormir. Según los expertos el rendimiento de este niño o niña será el mejor si come bien.

“Se necesita hacer un buen desayuno que ayude y sustente al niño en sus actividades y por supuesto la parte nutricional… Otra cosa importante es que si se tienen un buen desayuno este niño va a tener energía necesaria para su desarrollo en la escuela, porque a veces decimos que los niños están perezosos que no quiere estudiar ni poner atención, pero a veces es por la mala alimentación que tienen”, puntualiza la nutricionista Indira Pérez Álvarez.

Agrega que hay otros factores que podrían provocar el bajo desempeño de los infantes en las clases y que no están conectados directamente con la alimentación, que pueden ser de orden psicológico o por alguna enfermedad o presencia de parásitos.

alimento3

Costumbres
Para el doctor Mario Enrique Vega Carbo, especialista en Endocrinología y Nutrición, la alimentación siempre está ligada a los hábitos y costumbres de la familia, asimismo a las condiciones económicas en las que viven.

Sin embargo aduce que un niños debería tener al menos tres meriendas, con un 10 por ciento de calorías en cada uno de ellos.

“Además de las meriendas, necesitan tres comidas principales, y en cuestión de porciones, el desayuno y almuerzo deberían ser parecidos”, indica el doctor.

Tan importante es la cantidad como la calidad de los alimentos, entonces el doctor señala que es fundamental decir que un error en cualquier niño es no levantarse temprano para preparar un desayuno adecuado y balanceado, en concreto todo niño y adolescente debe desayunar con un vaso de leche, con porción de 8 onzas, es decir 240 mililitros.

“La leche tiene un total de 130 calorías, y son muy importante esas calorías de alto valor biológico. La leche es de los alimentos esenciales, pues tienen aminoácidos que ayudan al desarrollo de las proteínas que construyen los tejidos del cuerpo… claro que hay que considerar la condición médica del niño para ver el tipo de leche que su cuerpo necesita”, dice el doctor.

El médico insiste en que la leche debe ser tomada sin azúcar, o al menos con el mínimo de cucharadas. Y para los niños que no les gusta la leche, hay que darle una opción de yogur blanco y natural.

alimento2

El segundo alimento con el que ambos nutricionistas coinciden es con el consumo del cereal, pan o galleta, porque son fuentes de calorías y energía inmediata, misma que necesita el infante para sus actividades escolares.

En la lista siguen los alimentos ricos en proteínas, que pueden ser un huevo, queso, pollo, carne o pescado.

“Preferible que sean hechas a la plancha, cocida, asada, y por último… a no ser que el niño tenga problemas de colesterol, diabetes, el infante necesita grasa”, continúa el experto Vega Carbo.
Lo mejor es cuando esta grasa se combina con ensaladas y legumbres, tal como lo hace el aceite de oliva.

“Deben comer frutas y verduras, y aunque muchos niños no les gusta, nosotros debemos empezar por darles el ejemplo, entonces nos sentamos con ellos a comer las verduras”, indica la nutricionista Pérez Álvarez.

Eso sí, el doctor Vega Carbo dice que si el niño consume frutas que no sea en refresco, las frutas llevan suficientes azúcares.

Los niños deben ser acostumbrados a comer de todo, pero la buena alimentación debe empezar por el ejemplo que los padres puedan darle.

...

Notas Relacionadas