Basura espacial: un problema en la tierra

Los desechos que están en la órbita son un problema en aumento

basura1
HOY/ Yaosca Reyes Centeno

Año tras año la órbita alrededor de la Tierra ha ido acumulando una cantidad considerable de basura o “chatarra” originada por cohetes, satélites y naves espaciales o bien por colisiones ocurridas entre ellos mismos.

Por el momento, estos desechos no han llegado a ser la gran preocupación para los seres humanos en la Tierra, pero para quienes manejan el tema, es un problema que va en aumento.

La basura espacial se define como partículas y objetos en desuso que están ubicados en la órbita de la Tierra, y muchos han sido clasificados como cascarones de pintura, espuma, tornillos y los mencionados anteriormente.

Para Julio Vannini, presidente de la Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados (Anasa) y docente, cuando se habla de la basura espacial muchos tienden a conectar el término con los problemas que vive el medioambiente gracias a las malas decisiones del ser humano, pero según él, esos desperdicios no representan mayor riesgo para la flora y fauna en la Tierra.

“El riesgo existente es que, al momento de que estos objetos se precipiten hacia la Tierra, su tamaño sea lo suficientemente grande como para sobrevivir su incineración y pueda caer en algún lugar poblado. Esto ha sucedido con anterioridad y es por eso que es importante monitorear la cantidad y ubicación de estos objetos; para poder predecir con antelación un posible daño”, señala Vannini.

basura2

Cantidad
Se cree que los desechos distribuidos en el espacio son al menos 50 mil objetos, que pesan entre 100 y 200 toneladas.

“La gran mayoría son piezas pequeñas que en caso de caer, se quemarán sin problemas en la atmósfera”, reitera el experto.

Según el blog “Ciencia en Granada” de la periodista científica española Luz Rodríguez, existen diferentes órbitas en las que se localiza la basura espacial.

“La órbita geoestacionaria, por ejemplo, se utiliza mucho para posicionar satélites, dado que es muy estable. Esta órbita, que se encuentra a unos 36,000 km de altura es la más problemática, dado que los objetos que se encuentran a esta distancia no escapan a la gravedad de la Tierra, pero tampoco son atraídos con suficiente fuerza como para terminar desintegrándose”, señala el blog mencionado en una entrevista a la astrofísica Julia de León, del Instituto Andaluz de Astrofísica-CSIC.

basura3

La preocupación
La verdadera intranquilidad con estos fragmentos es que parecen ir en aumento, pues cada desperdicio viaja con gran velocidad cinética, y en medio de eso muchos se han estrellado contra satélites y al dañarlos se esparcen nuevas partículas.

“La Estación Espacial Internacional está constantemente en alerta para prevenir cualquier impacto importante, y así poder proteger la vida de los astronautas a bordo de la naves”, dice el presidente de Anasa.

Entre las iniciativas que se han impulsado desde las centrales de monitoreo espacial alrededor del mundo, hay una red de rastreo por radar con la que se vigila a los fragmentos, aunque no es suficiente.

“Hay algunas ideas independientes para recolectar y atrapar la basura espacial, ya sea con redes, electromagnetismo y hasta empujando la basura hacia la Tierra para que se queme adecuadamente. Pero estos son solo proyectos en papel por el momento. Lo importante es tomar conciencia de que debemos empezar a lidiar con este tema”, finaliza Julio Vannini.

basura4

Visto desde Nicaragua
El pasado mes de diciembre, varios nicaragüenses pudieron divisar en el cielo la caída de un fragmento espacial, el que fue confundido al principio con un meteorito.

”Se dio el 27 de diciembre a las 10:30 p.m. Una etapa fallida de un cohete LongMarch chino empezó a quemarse a unos 500km de las costas del Pacífico centroamericano. Fue un evento observado desde Costa Rica hasta Guatemala. En Nicaragua hubo reportes desde Rivas, Granada, León y Chinandega. Para el caso de Granada, un grupo de astrónomos aficionados nos encontrábamos realizando una noche de observación en las cercanías de Diriomo. A la hora mencionada, logramos observar muy bajo en el horizonte un objeto quemándose, bastante similar a un meteoro grande. Sin embargo, se pudo observar cómo se iba desintegrando gradualmente, de manera muy distinta a lo que un meteoro comúnmente hace”, cuenta Julio Vannini quien, junto con el grupo que lo acompañaba, reportaron el evento en las redes sociales para poner en sobreaviso a colegas en toda Centroamérica.

Dos horas después de la alerta ya se contaba con material fotográfico y videos hechos en Costa Rica, El Salvador y Guatemala.

“Lamentablemente no logramos encontrar material desde Nicaragua. Nosotros teníamos cámaras fotografiando el cielo, pero en dirección contraria”, explica el experto.

Con todos estos reportes se realizó un trabajo de investigación en conjunto, para determinar que era un cohete chino, lanzado una hora antes y que debía poner en órbita 3 satélites. El cohete falló y los satélites no fueron ubicados adecuadamente en órbita.

 

SELLO: ASTRONOMÍA

...

Notas Relacionadas