Era un sujeto de cuidado

Dos policías y delincuente muertos en enfrentamiento.

HOY

El tiempo que Diógenes Trinidad Medina Martínez, de 26 años, alias “Yogui”, perteneció a la Policía Nacional le bastó para estudiar bien el trabajo de la institución y perfeccionó el uso de armas de fuego.

Fue dado de baja deshonrosa en el año 2004, por razones desconocidas; desde ese año cargó con un historial delictivo y sus principales víctimas eran empresas y negocios de la capital, donde el sujeto supuestamente asaltaba bajo la modalidad de intimidación y acompañado de otros sujetos, según registros policiales y acusaciones que se ventilaron en contra de este, en los Juzgados de Managua.

Ayer, Diógenes, supuesto jefe de una banda delictiva, junto con tres sujetos presuntamente pretendían asaltar a un comerciante del mercado Oriental, en una de las calles del barrio San Luis Sur, de la capital.

Tres estaban dentro de un vehículo, color blanco, placa CT 2643, y un cuarto sujeto se encontraba en una motocicleta, según comentaron policías y habitantes de esa zona.

“Ese carro tenía días de estar viniendo a este sector”, manifestó una pobladora, quien prefirió omitir su nombre.

balas 24
Policías y personal del Instituto de Medicina Legal cargan el cuerpo del supuesto delincuente abatido de varios disparos. HOY/Foto: Wilih Narváez.

Sospechosos

Vecinos al ver a los sujetos en actitud sospechosa llamaron a la Policía Nacional y a los pocos minutos llegaron agentes de la Ajax Delgado en una patrulla que le bloqueó el paso al vehículo color blanco.

Cuando los uniformados se dirigían hacia ellos para requisarlos, el conductor del auto (Diógenes) se bajó del mismo y realizó varias detonaciones contra los policías. Tres uniformados cayeron al pavimento.

Alejandro Antonio Palma (un testigo) aseguró que al escuchar la balacera fue al lugar y observó a los policías heridos.

A pesar del apuro, el testigo sacó su celular y grabó el ambiente tenso en el que se encontraban los policías.

El “Yogui”, a como se le conocía al delincuente Diógenes, ya había sido ultimado de varios balazos y yacía en una acera.

Rescate

policia 1
Howar Antonio Urbina Flores. (q.e.p.d.). HOY/Cortesía

En el video del testigo Palma se aprecia que decenas de los policías, en medio del nerviosismo, levantaban los cuerpos de sus compañeros para subirlos a la tina de una patrulla.

Uno de los uniformados heridos ya estaba en la tina de la patrulla y el conductor pretendía arrancar.
“¡Suave! ¡Aquí está otro!”, gritó un policía. Los agentes cargaban al segundo herido y corrían desesperados.

“¡Rápido, rápido!”, continuaba gritando el mismo policía.

Una vez en la tina de la patrulla 775, su conductor desesperado por salvar a sus compañeros, arrancó y uno de los agentes baleados cayó de la camioneta al pavimento.

“¡Maje se va a morir!”, le decía un policía a su compañero mientras lo levantaban y subían nuevamente a la patrulla.

Finalmente, acomodaron a los tres policías baleados en la tina y los trasladaron al Hospital Solidaridad, donde se rindieron a la muerte dos de ellos: el subinspector Julio César Narváez Valle, de 35 años, y el suboficial mayor Howar Antonio Urbina Flores, de 33. El tercer herido de gravedad fue el policía Óliver Manuel Chow Alvarado.

policia 2
Julio César Narváez Valle. (q.e.p.d). HOY/Foto: Cortesía

Banda detenida

La comisionada mayor Vilma Rosa González, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, la tarde de ayer leyó un comunicado, donde detalló que la balacera ocurrió a las 8:40 de la mañana de ayer.

“Fueron capturados los delincuentes Paúl Jáenz Leal y Víctor Manuel García Morán, de 29 y 30 años, respectivamente, ambos con antecedentes de robo con intimidación”, afirmó González.

“En la escena del hecho se ocuparon a los delincuentes dos armas de fuego, pistolas calibre 9 milímetros”, agregó.

En el comunicado la Policía afirmó que tres sujetos se encontraban en el interior del vehículo. Pero no mencionan la presencia de un cuarto elemento que se encontraba en una motocicleta.

En el sitio de la balacera, aparte del sujeto que fue abatido a balazos, los agentes con ayuda de la población capturaron a un segundo elemento.

El tercero habría salido del carro y huyó en una motocicleta con el cuarto miembro de la banda. En la huida, los sujetos dejaron botada una gorra, a una cuadra de donde ocurrió la balacera.

Las autoridades activaron un plan y desplegaron agentes por distintos puntos de la capital y así se habría logrado la captura de un tercer delincuente.

Del cuarto sujeto —ni de la moto— no hubo pronunciamiento en el comunicado. El caso está siendo investigado por la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (DAJ), en conjunto con otras especialidades.
Junto al cuerpo de Diógenes Medina había una pistola.

balas 5
Las policías no pudieron contener las lágrimas al darse cuenta que habían fallecido sus compañeros. HOY/Foto: Wilih Narváez.

Gobierno lamenta

La balacera que se registró en la capital se dio el día que el Gobierno de Nicaragua, tenía previsto dar a conocer el Plan de Seguridad a implementarse en todo el territorio nacional.

En su habitual mensaje de mediodía, la vicepresidenta Rosario Murillo lamentó la muerte de los policías caídos en cumplimiento del deber.

La tarde de ayer, en el Complejo Faustino Ruiz de la Policía Nacional, se realizó un acto póstumo, donde condecoraron a los agentes fallecidos con la medalla al valor Pedro Aráuz Palacios.

Murillo reconoció el “heroísmo cotidiano de nuestra Policía Nacional que se enfrenta a la delincuencia defendiendo la tranquilidad de las familias en todo el país”.

En su huida en una moto, uno de los delincuentes dejó botada una gorra en una de las calles de ese barrio. HOY/Foto: Wilih Narváez
En su huida en una moto, uno de los delincuentes dejó botada una gorra en una de las calles de ese barrio. HOY/Foto: Wilih Narváez

El subinspector Julio Narváez tenía 12 años de pertenecer a esa institución y se desempeñaba como jefe de sección en el departamento de Vigilancia y Patrullaje de Managua.

Narváez dejó en la orfandad a un niño de cuatro años y otro de 21 días de nacido que procreó con su esposa Mirna Pérez.

El suboficial mayor Howar Urbina también tenía 12 años de pertenecer a la Policía y era jefe de patrulla. Dejó en la orfandad a un menor de 10 años.

Hasta fungió como profesor

El 25 de mayo del 2016, el juez de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria, Celso Urbina, ordenó la libertad de Diógenes, por cumplimiento de condena con abono legal, es decir trabajaba dentro del penal como profesor y era estudiante universitario, según informe del Sistema Penitenciario de Tipitapa.

La libertad la recupera en junio del 2016 después de varios escritos por detención ilegal. En el 2014 le dictaron sobreseimiento por un robo ocurrido en 2007, en una joyería de Ciudad Sandino. La causa había prescrito y se ventiló en el Juzgado Sexto Penal de Audiencia.

Diógenes Medina preso en la Policía, en 2008.HOY/Foto: Archivo.
Diógenes Medina preso en la Policía, en 2008. HOY/Foto: Archivo.

Una larga lista de antecedentes

Diógenes Trinidad Medina Martínez, quien falleció ayer durante el tiroteo entre agentes de la Policía Nacional y presuntos asaltantes, posee antecedentes penales desde el 2004 por una serie de robos con intimidación, robos con violencia, homicidio, portación ilegal de arma de fuego y asociación ilícita para delinquir.

En el 2004 fue condenado a siete años de cárcel por robo con intimidación con arma de fuego. Por este delito fue puesto en libertad condicional por la juez Roxana Zapata, titular del Juzgado Primero de Ejecución de Sentencia y de la sanción penal.

En el 2007 fue acusado de robo con intimidación, posesión ilegal de arma de fuego en perjuicio de la empresa Evoluciones Metalmecánica S.A., pero fue puesto en libertad en el 2008, por clausura anticipada de juicio, ante la falta de interés de la víctima y la ausencia de testigos al juicio. El robo fue por más de 100 mil córdobas. La entonces juez Ingrid Lazo ordenó su libertad.

En el 2008 fue acusado de posesión ilegal de arma de fuego, portaba dos revólveres, calibre 38, cuando lo detuvieron cerca de una joyería en el sector del mercado Oriental. La juez Primero Local Penal lo dejó en libertad por contradicciones en acusación.

En el 2008 fue acusado y condenado a 25 años de cárcel por asociación ilícita para delinquir, robo con intimidación seguido de muerte y exposición de personas al peligro. Apeló la sentencia en junio del 2008; luego casó la sentencia y los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), le redujeron la pena a 14 años de cárcel.

  • jose sandino

    segun su historial criminal, este solo preso vivia y la mal llamada justicia de nicaragua a cada rato lo dejaba libre, cuantos diogenes como este estaran libres en la calle, talvez asi aprenden estos jueces vendidos, que estan ahi sentados para apoyar a delicuentes y asesinos y a las victimas las dejan desamparadas como a los viejitos que les robaron los montealegres

  • por eso yo digo, mejor es dar la pena de muerte inmediata este tipo de delincuentes. Si asi hubiera sido, nada de esto hubiera pasado, de todas formas eso es lo que al final les espera

...

Notas Relacionadas