¿La edad del desenfreno?

A los 20 años los jóvenes piensan en sexo pero también tienen un ferviente deseo de superación.

Según el sexólogo Oscar Espino, los jóvenes en esta edad tienen muchas hormonas pero poco dinero. HOy/Foto: thinkstockphotos.com

Francely Navarro H.
HOY

Según el sexólogo Oscar Espino, los jóvenes en esta edad tienen muchas hormonas pero poco dinero. HOy/Foto: thinkstockphotos.com
Según el sexólogo Oscar Espino, los jóvenes en esta edad tienen muchas hormonas pero poco dinero. HOy/Foto: thinkstockphotos.com

Llegaste a los 20 años y tenés la certeza de que no hay tiempo para pensar en la muerte, en tu cabeza no hay razonamientos en torno a las posibles enfermedades que desarrollarás en el futuro… a esta edad te sentís fuerte, dueño del mundo, tus días son un constante homenaje a la vitalidad y las experiencias.

Estás estudiando, trabajás, vas a divertirte con tus amistades de vez en cuando, permanecés conectado en las redes sociales, en algún momento del día convivís con tu familia o las personas más cercanas a vos, comés, dormís, ¿tus energías son muchas verdad?

No obstante, hay algo que te tiene incómodo, sentís que no podés resistirte al amor, que tus emociones son intensas, tu cuerpo vibra al menor roce, tu olfato es más sensible que de costumbre, pero, el placer está limitado, el sexo no es tan frecuente como creíste que sería al llegar a los 20, la famosa “edad del desenfreno sexual”.

Explosión de hormonas

A los veinte años la formación académica y el trabajo son prioridad para los jóvenes. Hoy/Foto: Internet
A los veinte años la formación académica y la experiencia laboral  son prioridad para los jóvenes. Hoy/Foto: Internet

Quien haya dicho que a esta edad el sexo es la prioridad dijo una mentira a medias, y quienes le creyeron, seguramente se decepcionaron pronto.

El cirujano, urólogo y médico sexólogo, Oscar Espino, explica que debido a las exigencias sociales, familiares y personales, a los 20, el sexo ocupa otros planos, no precisamente los principales. La palabra progreso se adueñó de todas los contextos y la independencia económica es un anhelo que no puede postergarse.

“Sí, hay que admitirlo, a los 20 hay infinidades de hormonas pero poco dinero, el joven nicaragüense de clase media o clase baja quiere librarse de las carencias, la mayoría se enfoca en trabajar, tecnificarse, terminar la secundaria, la universidad y así, con el tiempo, obtener mayor poder adquisitivo”, refiere el experto.

Obviamente, hay casos contrarios, en donde los muchachos debido al despertar de las hormonas, la espontaneidad y el deseo, se sumergen en un mundo de placer.

“Ellos viven en un esquema de amistades con beneficios, no tienen una pareja estable, tanto hombres como mujeres, viven aventuras de una noche, que por supuesto simbolizan un peligro, con una vida así es posible adquirir enfermedades y embarazos no deseados”, indica.

Tienen miedo

La mayoría de los veinteañeros y veinteañeras experimentan temores Hoy/Foto: Internet
La mayoría de los veinteañeros y veinteañeras experimentan temores Hoy/Foto: Internet

Según Espino, las primeras experiencias sexuales no ocurren a los 20 años, sino antes, claro, eso no quiere decir que no existan algunos casos.

“Las primeras relaciones sexuales del hombre no son muy satisfactorias, esto porque deben enfrentar problemas como eyaculación precoz o impotencia sexual, el hombre teme no satisfacer a la mujer y se aísla del sexo”, agrega el especialista.

También apunta que en el caso de la mujer esta siempre tendrá temor de un embarazo, debido a que aún desconocen el funcionamiento de pastillas, inyecciones y otros métodos anticonceptivos.

Por tanto, es preferible en primera instancia que se informen, se preparen física y psicológicamente, así no habrán desilusiones y autoestimas rotas.

A nivel psíquico

La edad del desenfreno sexual también es abordado desde el punto de vista psicológico, obviamente esta disciplina está en total acuerdo con la ciencia.
“Es un período hormonal, de eso no hay duda, pero, también emocional, los hombres y mujeres viven cambios en su forma de pensar, quieren experimentar lo desconocido, el placer y el ansia de independencia prevalecen en sus constructos mentales”, señala Judith verónica Herrera Mejía, psicóloga.
También expresa que lo más conveniente a los 20 años, es concentrarse en los objetivos de superación y crecimiento.

“El sexo es parte de la vida, pero, todo tiene su tiempo y espacio, a esa edad es mejor estudiar, luchar por culminar las metas, ahorrar, conocer a personas que inspiran, practicar algún deporte, interesarse por alguna expresión artística… el desenfreno debe canalizarse y ser explotado en otras prácticas”, finaliza.

Consejos para todos
Según Espino, veinteañeros o no, es preferible tomar en consideración algunos consejos:

Siempre que se vayan a tener relaciones sexuales, es preferible que utilicen algún método anticonceptivo, así evitarán enfermedades y embarazos no deseados.

Evitar las relaciones sexuales con personas desconocidas, las aventuras de una sola noche pueden terminar muy mal.

”A los 20 años es preferible pensar en la formación personal, es cierto, habrá trabajo, pero luego, además de tener hormonas, también habrá posibilidades de salir con la pareja, compartir momentos bonitos, viajar, comprar, las relaciones sexuales tendrán mejor gusto, por eso, también recomiendo convivir con una sola persona, la sexualidad será confiable y las posiciones serán más placenteras”, añade el sexólogo.

En la plenitud
”Puede que a los 20 se tenga sexo una vez al mes, o, una vez cada tres meses, debido a las labores, no se entristezcan, practiquen el autoerotismo, esto no perjudicará la salud, evitará enfermedades y embarazos. Cuando lleguen a los 30 o 35 años vivirán esa plenitud que tanto anhelan, habrá más poder adquisitivo, sus emociones estarán más controladas, tendrán mejor dominio de sí mismos y gozarán”, aclara Oscar Espino.
Fuente
Dr. Oscar Espino, cirujano, urólogo y médico sexólogo, autor del libro El Buen Sexo.

Judith verónica Herrera Mejía. Psicóloga. Correo: J.vero.28@hotmail.com.

...

Notas Relacionadas