Cómodas y económicas colchonetas

La comodidad para su descanso puede traducirse en una colchoneta

HOY

colchonetas
Son varios los establecimientos que se han posesionado en el negocio de colchonetas que ellos mismo elaboran al tamaño que el cliente necesita. Se ubican en el Gancho de Caminos. FOTO: HOY/ Uriel Molina

Una máquina de costura, tela, zíper y lo principal, la espuma, es todo lo que necesita Norman Bárcenas para crear las reconocidas colchonetas que a diario ofrece junto con su amigo Cecilio Baltodano, por quien aprendió el oficio.

No será el negocio más rentable del mundo pero al menos le ha permitido a esto jóvenes salir adelante de una manera digna y “fácil”, dice Bárcenas.

Norman tiene 37 años y cuatro de estar en este trabajo, al cual no imaginó llegar hasta que un día se quedó sin empleo. “Yo era inspector ambiental por 11 años y después me quedé sin nada”, comparte este emprendedor, quien asegura que aprendió rápido.

El negocio para el cual labora se ubica en la propia esquina del Gancho de Caminos —donde se ha apoderado este tipo de comercio— una herencia que Cecilio Baltodano obtuvo de su mamá.

Por encargo

El último mes del año 2016 no les dejó la ganancia que tradicionalmente les genera. “Diciembre estuvo palmado, no fue como los otros años, quizás sea porque los precios aumentaron”, asegura Bárcenas.

Normalmente son de ocho a diez colchonetas las que forran por día, ya que aseguran que la demanda no es la mejor. Lo que a ellos les levanta el negocio es cuando reciben encargos.

“Cuando nos va mejor es cuando vienen a hacernos encargos de varias colchonetas a la vez. Las ONG son las que hacen pedidos de cien, doscientas o trescientas colchonetas”, dice Bárcenas.

No obstante, es gracias a este negocio realizado a lo largo de 16 años que Cecilio Baltodano ha logrado sacar adelante a sus tres hijas y construir su “casita”, señala.

Proyectos

Los conocidos colchones de “algodón” comprenden otra gran variedad de productos que ofrecen en este local. “Son más baratos y la gente los busca menos. Pero es que no son de algodón, sino de tiras de franelas”, confiesa este comerciante que ha tenido que aprender el teje y maneje para poder crecer en este empleo.

Vender colchones no es todo a lo que aspira Bárcenas. Uno de sus principales objetivos es hacer crecer el negocio que aprendió con su amigo. “Tengo planes de recoger un dinerito para comprar una camioneta y así poder ir a traer camas y vender algo propio”, comparte su sueño.

Esponjas

En Ciudad Sandino, Managua, se ubica la única fábrica de esponjas donde los comerciantes de colchonetas compran la materia prima.

El precio varía dependiendo del tamaño y del grosor de la esponja que va desde dos hasta ocho pulgadas.

Para camas unipersonales, matrimoniales, cunas tienen disponibilidad de colchonetas.

También ofrecen una colchoneta que traen de Costa Rica, la que según ellos garantizan mayor durabilidad, pero así también aumenta el precio.

Este año registran un alza en los costos. Un colchón matrimonial de cuatro pulgadas que antes costaba 650 córdobas, ahora se cotiza en 850. Un tipo de unipersonal que valía 350, ahora puede pagar hasta 500.

 

...

Notas Relacionadas