Juez lo declara inocente de robo y asesinato de empresario

Abogado defensor hizo trizas acusación fiscal

DSC00549
Carlos Eduardo Jiménez Saavedra (camiseta blanca) fue declarado no culpable (inocente) de robo y asesinato del empresario Ernesto Colston Mejía, de 62 años.HOY/Alejandro Flores

Alejandro Flores Valle

HOY

Por existir muchas contradicciones en las pruebas de la Fiscalía, eso le generó una duda razonable muy fuerte a un juez que declaró no culpable a Carlos Eduardo Jiménez Saavedra de robo y asesinato del empresario Ernesto Colston Mejía, de 62 años, abandonado en la cajuela de un carro en el parqueo del Hospital Humberto Alvarado, Masaya.

El crimen del empresario Colston, según la Fiscalía, ocurrió a las 2:30 p.m., del 15 de diciembre de 2015, en el taller de mecánica del acusado Byron Ramón Cárcamo Espinoza, ubicado frente al Centro Nacional de Sangre de la Cruz Roja Nicaragüense, Reparto Belmonte, Managua.

El juez Noveno Distrito Penal de Juicio, Edgard Altamirano, dijo en su fallo de no culpabilidad, que la prueba de la defensa (Róger Alvarado) desvirtúa la acusación fiscal, que no pone en ese lugar (en el taller del procesado Byron) a Carlos Jiménez y por eso lo declara no culpable.

DSC09244
Róger Alvarado, abogado defensor de Carlos Jiménez.HOY/Archivo

La defensa

El abogado Róger Alvarado, defensa de Carlos Jiménez, dijo que su cliente nunca estuvo en el lugar donde supuestamente se cometió el crimen.

Señaló contradicciones de la Fiscalía, en el hecho que el ente acusador señaló que solo Carlos y Byron asesinaron a Colston, pero la oficial Brenda Ramos Selva, perito que reconstruyó los hechos, dijo que en el crimen participaron dos sujetos desconocidos.

“Según lo que dijo esta oficial Brenda, uno de los sujetos desconocidos es el que golpea a la víctima con un objeto contuso y que es uno de los sujetos desconocidos el que se retira del lugar con el vehículo de la víctima”, relató Alvarado, quien señaló que en la acusación señalaban a Carlos de golpear a la víctima y llevarse el vehículo y eso es otra contracción de parte de la Fiscalía.

La defensa señaló que el médico Ramiro Montano Solórzano es el doctor que atendió a la víctima en su clínica en Villa Fontana.

“Él (médico) aportó mucho porque dijo que la víctima se retiró entre 2:30 y 3:00 de la tarde (del 15 de diciembre de 2015) y quedó fijado en un video; quedó probado que a las 2:30 de la tarde (hora del supuesto crimen), estaba (la víctima Colston) en la clínica y no en la casa del acusado Byron)”, manifestó el abogado Alvarado.

Dijo que la relación de llamadas ubican a su cliente Carlos en Granada y no en la escena del crimen.

A las 2:40 de la tarde, de ese 15 de diciembre de 2015, Carlos estaba en Granada porque desde su celular, número 89544135, se generaron diversas llamadas y quedaron fijadas esas llamadas, según la antena en Granada. La relación de llamada también indica que Carlos a las 3:04 de la tarde estaba en Nindirí-Masaya, puntualizó la defensa.

El 12 de enero

En el caso de Byron Ramón Cárcamo Espinoza, el juicio en su contra fue programado, de manera separada, para el próximo 12 de enero, debido a que su abogado defensor se enfermó y no se pudo realizar el juicio.

Según la Fiscalía, Byron convenció a la víctima Colston para que se asociara de manera informal con él y le entregó 48 mil dólares a Byron, para la construcción del generador eléctrico. Como no le entregó el proyecto ni le devolvió el dinero, lo asesinó.

...

Notas Relacionadas