Mandarinas empiezan a comercializarse en el mercado

El precio de la mandarina podría variar en las próximas semanas por al escasez del producto

Las personas prefieren comprar la mandarina por docena para obtener un precio más económico Jader Flores

Las personas prefieren comprar la mandarina por docena para obtener un precio más económico Jader Flores
Las personas prefieren comprar la mandarina por docena para obtener un precio más económico.
Foto: Jader Flores.

Forma parte del “clan” de los cítricos y quizá su único inconveniente sea la cantidad de semillas que contiene, aunque ello no es obstáculo para preparar un delicioso jugo o, simplemente comer cada uno de sus gajos, ya que sus propiedades nutritivas son excepcionales, nos referimos a la mandarina.

Esta deliciosa fruta se apodera de los canastos en el sector de El Novillo en el mercado Oriental, los comerciantes aseguran que esta es la mejor temporada en que esta fruta se cosecha.

“Las mandarinas entran al mercado desde noviembre aproximadamente, es un producto que se vende bastante para estas fechas, las personas piden llevarlas por docena hasta por cien”, explica Óscar Chavarría, vendedor de cítricos.

Su color anaranjado es muy llamativo y quienes las observan no resisten la tentativa de llevarla a casa para saborearla.

Además su precio es muy accesible ya que a pesar de que los comerciantes manifiestan que la cosecha este año no estuvo tan fructífera como años pasado el producto no ha incrementado de precio.

Cosechas

La mandarina varía de precio según el tamaño, calidad y cantidad que el cliente desee comprar. Jader Flores
La mandarina varía de precio según el tamaño, calidad y cantidad que el cliente desee comprar.
Fotos: Jader Flores.

“La mayoría del producto es traído desde el municipio de La Concepción, departamento de Masaya, de donde mayormente se extrae. Un 40 por ciento se cosecha en el norte del país, pero este año la cosecha estuvo bastante pobre, en años anteriores el producto ha entrado en mayor cantidad y de mejor calidad”, explican William Toruño, comerciante de frutas.

Los vendedores explican que el problema, cuando la cosecha es poca, radica en que el producto tiende a escasear, y ellos se ven obligados a incrementar de precio e incluso en las ventas al por mayor.

El valor de este producto depende del tamaño y calidad de las unidades, las más pequeñas se cotizan en 20 córdobas la docena.

Sin embargo las más grandes puede cotizarlas hasta en 50 córdobas la docena. “Las ventas han estado buenas gracias a Dios, solo esperamos que el precio no se eleve tanto”, finaliza doña Alicia Tellería, vendedora de cítricos.

...

Notas Relacionadas