Fervor guadalupano congrega a millones de fieles

Los fieles celebran hoy el 485 aniversario de la aparición de la Virgen a San Diego

guada
Fieles asisten hoy  a la Basílica de la Virgen de Guadalupe en Ciudad de México, para festejar los 485 años de su aparición al indígena Juan Diego. EFE.

EFE

Cargando grandes imágenes de la virgen morena en la espalda y al ritmo de la popular canción “La Guadalupana”, millones de devotos de todas las edades visitaron hoy la Basílica de la Virgen de Guadalupe de la Ciudad de México, en un año en el que se prevé una asistencia récord.

Como cada 12 de diciembre, la Calzada de Guadalupe de la capital se convirtió en una marea de peregrinos que, entre la ilusión, la fe y el agotamiento, hacían largas colas para poder entrar al templo.

Cargando dos figuras de la virgen a cuestas, un tatuaje de la Santa Muerte en el brazo y una mochila llena de mantas, Noemí Pareja llegó el domingo desde Puebla -en el centro de México- acompañando a su marido, que a pesar del agotamiento, y de los gritos de dolor, ha decidido recorrer de rodillas los últimos metros rumbo al templo.

“Ella es todo para nosotros y es tan milagrosa. Y a eso venimos ahora, a pedirle un milagro a mi virgencita. Venimos para pedirle un bebé. Ya tengo bebés, tengo tres, pero (…) ahora quiero (otro)”, dijo a Efe Pareja, emocionada porque es la primera vez que visita este templo a sus 32 años.

Este 2016 se cumplen 485 años de que se apareciera varias veces al indígena Juan Diego en el cerro del Tepeyac, la última el 12 de diciembre.

La delegación Gustavo A. Madero, donde se ubica la basílica, estimó que entre el domingo y el lunes puede registrarse un récord nunca visto de asistentes, con la llegada de más de 7,2 millones.

Tal y como informó la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, a las 09.00 hora local (17.00 GMT) la cifra de peregrinos total era de 5,8 millones de fieles.

Provenían de todos los lugares y llegaron a pie, en transporte terrestre e incluso en avión. Pierre Gondard llegó del sur de Francia junto a un grupo de devotos de su país.Guadalupe

Su emoción era evidente a escasos metros de poder ver de cerca la imagen de la “Morenita”, la misma con la que el papa Francisco compartió este pasado febrero unos veinte minutos de oración a solas.

“Estamos en una marcha de humildad y Dios da lo que quiere dar”, reflexionó poco antes de entrar al templo.

Un centenar de vecinos de Naucalpan, en el violento Estado de México, andaba a paso ligero alrededor de una enorme ofrenda floral que cargaban cuatro hombres por turnos.

Andrea Velázquez, miembro de esta procesión, le pidió a esta “maravillosa” virgen “salud, y que cuide a la familia y amigos”, en un día que concluirán con un festejo en su comunidad repleto de comida y baile.

El arribo de fieles se produjo desde el domingo, siendo al filo de la medianoche uno de los momentos de más ebullición.

En los alrededores del templo, muchos de ellos pasaron la noche acostados en la calle sobre cajas de cartón.

Cubriéndose con cobijas, Jorge Antonio, de 11 años, descansaba unas horas luego de andar durante seis horas en bicicleta para visitar a la virgen y “pedir por la familia”.

Con el estómago vacío, relató a Efe lo difícil que le resultó ser parte de la tradición de su pueblo, Atotonilco de Tula, Hidalgo (centro), que desde hace 35 años forma un grupo que peregrina en bicicleta.

El grupo de 150 personas pernoctó algunas horas para, en punto de las seis de la mañana, “cantarle Las mañanitas” a la virgen morena y regresar al pueblo.

Victorioso, Jorge Antonio contó que en su primera peregrinación a la Basílica de Guadalupe no cayó “de la bici” en ningún momento.

virgen de guadalupe
Fieles asisten hoy a la Basílica de la Virgen de Guadalupe en Ciudad de México, para festejar los 485 años de su aparición al indígena Juan Diego. EFE

Julia Castillo, de “apenas 70 años”, llegó de Panamá el pasado 8 de diciembre junto a su hermana y su sobrino, con el único objetivo de visitar a la Virgen de Guadalupe “en su cumpleaños”.

Como ella, muchos devotos llegaron en familia, como la del señor Luis Martínez, quien dijo a Efe que llegó caminando desde el poblado de Amecameca, Estado de México, para pedir por la salud de su esposa, operada de la rodilla en varias ocasiones.

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México movilizó a 3.200 agentes y a 800 policías auxiliares para recibir a los fieles, mientras la cartera de Desarrollo Social reportó haber repartido unas 5.000 cenas calientes a los peregrinos.

...

Notas Relacionadas