Somoto en canciones

Sus rosquillas y dos melodías han hecho famosa a esta ciudad, ubicada a 216 kilómetros de la capital

Guitarra Luis Enrique

La primera guitarra de Luis Enrique Mejía López.

Almendro tere
El almendro que sembrara doña Teresa Armijo.

Mario Mairena Martínez

HOY/ SOMOTO

El almendro de doña María Teresa Armijo Almendárez está en dos canciones: una clásica de Carlos Mejía Godoy denominada “El almendro de ‘onde la Tere’” y en “Autobiografía” del salsero Luis Enrique Mejía López.

El almendro existe en la ciudad de Somoto, está en pie rodeado de láminas de zinc dentro del restaurante Típico Real, ubicado en la Calle Real de esa localidad, misma que también es mencionada por Luis Enrique en la frase “los juegos en la Calle Real”.

Calle Real Somoto
La Calle Real de Somoto que es recordada por el salsero Luis Enrique Mejía como el lugar donde jugaba con sus barquitos de papel.

Doña Teresa murió a los 98 años de edad en abril del año 2007, dejando ese árbol de almendras que Carlos Mejía Godoy y su sobrino plasmaron en sendas canciones.

La ciudad de Somoto se ubica a 216 kilómetros de Managua. Es famosa por sus rosquillas, pero también por las descripciones que han hecho de ella, dos artistas nicaragüenses de fama internacional, que nos invitan a recorrerla en las letras de sus canciones.

La ventana

El mundo no es lo que veía, desde la ventana de mi cuarto”. El cuarto que menciona el salsero al parecer es el que tenía donde sus abuelos maternos, don Camilo López Núñez y doña Gertrudis Baca (doña “Tulita”) y que se ubica dentro de lo que hoy es la tienda Variedades 3 hermanas.

Ventana abuelo
La ventana de la habitación que fuera de Luis Enrique Mejía López en la casa de su abuelo, Camilo López Núñez.

Habla de su primera novia, cuyo nombre es conocido en Somoto, pero que doña Suyapa Padilla, tía política del salsero, prefiere omitir porque dice que es casada y no con su sobrino. Doña Suyapa Padilla es viuda de Camilo López Baca, hermano de la madre de Luis Enrique, María Aurora López Baca, ambos hijos de don Camilo López Núñez y de doña Gertrudis Baca.

Refiere doña Suyapa que cuando la progenitora de Luis Enrique se separó del padre de este, Francisco Luis (Chico Luis) Mejía Godoy, ella se fue para Costa Rica quedando el niño bajo el cuido de sus abuelos maternos, pero la situación política que se vivía a finales de los años 70 en Nicaragua, hizo que el destino le trazara el camino hacia Estados Unidos.

Resulta —según el relato de doña Suyapa— que don Camilo López Núñez era del Partido Liberal de Somoza, mientras que los tíos de Luis Enrique le cantaban al sandinismo, lo que hizo que el entonces adolescente se encontrara en un dilema que lo llevó a vivir donde su tío Camilo López Baca, quien al ver los dotes musicales del chavalo, lo motivó a que se fuera para Estados Unidos, donde alcanzó la fama.

Fui de Managua hasta Tijuana, buscando al norte una esperanza”, canta Luis Enrique, lo que corrobora doña Suyapa al indicar que su entonces marido Camilo López (fallecido en enero de 1980) había coordinado con su hermana que vive en California, Inverna López Baca, que lo fuera a recoger “seguramente a Tijuana (México)”.

Como recuerdo del chavalo que tocaba varios instrumentos musicales, Luis Enrique le dejó a doña Suyapa Padilla la que entonces era su guitarra, aunque no sabe si es la misma del abuelo Carlos que menciona en su canción o es otra.

Suyapa guitarra
Doña Suyapa Padilla, tía política del salsero, Luis Enrique Mejía.

Una vez que vino a Somoto, le dije: Luis Enrique, todavía tengo tu guitarra y se asombró”, dice doña Suyapa, quien guarda el instrumento musical y la foto del momento con mucho cariño.

Guitarra Luis Enrique
La primera guitarra de Luis Enrique Mejía López.

El testigo de la niñez

Aquel almendro de ‘onde la Tere’, es el testigo de mi niñez, bajo su fronda de ancha mesura, caí redondo de calentura por tu cariño María Inés”, reza la canción de Carlos Mejía Godoy.

El cariño del que habla Carlos Mejía es el que sentía por su prima María Lourdes Paguaga, a quien en sus años mozos le pidió un beso después de bajar almendras, lo que provocó que la chavala se fuera donde su padre y este le llamara fuertemente la atención al bandido de Carlitos.

En la actualidad, cada quien ha trazado su vida, pero la casa donde vivió doña Teresa Armijo, la eterna soltera, está en Somoto. Según cuenta doña Suyapa Padilla, el inmueble fue heredado a María Lourdes Paguaga “Lulita”, de quien desconoce si lo vendió o lo alquila donde hoy queda el restaurante Típico Real.

arbol almendras
El frondoso árbol de almendras en el restaurante Típico Real.

Al lado del mencionado restaurante hay otro negocio parecido que lleva el nombre de El Almendro, teniendo en su patio un árbol similar bien cuidado, pero el del amor travieso de Carlos Mejía Godoy es el que se encuentra rodeado de láminas de zinc.

La casa que fuera de don Camilo López Núñez y de doña Gertrudis Baca, ambos dirigentes liberales y abuelos maternos de Luis Enrique Mejía López, fue confiscada por los sandinistas en 1979, cuando ya el salsero se había ido para Estados Unidos.

Casa Abuelo
La casa que fuera del abuelo materno de Luis Enrique Mejía hoy es una tienda dr ropa.

Don Camilo —relata doña Suyapa— antes había salido al exilio rumbo a San Marcos de Colón, Honduras, donde murió en 1983, mientras que doña Gertrudis falleció en 1975, a la edad de 52 años, en un accidente de tránsito en la carretera León-San Isidro.

La casa que fuera de los abuelos maternos del salsero, después de ser confiscada pasó a ser un puesto militar en la década de los 80, después fue un restaurante y en la actualidad es una tienda de ropa y al parecer está en manos de un militar que la alquila.

La Calle Real

La Calle Real que menciona Luis Enrique Mejía López en la que flotaban los barquitos de papel hoy está adoquinada y llena del comercio pujante. Tiendas por todo lo largo y en una esquina color blanca una venta de ropa en la que vivieran su infancia los Mejía Godoy con sus padres Carlos Mejía Fajardo y doña Elsa Godoy Armijo: la pulpería de la mamá Elsa, abuela del salsero nicaragüense.

Casa abuelo Carlos
La casa del “abuelo Carlos” y la mamá Elsa, abuelos paternos del salsero Luis Enrique Mejía.

En el caso de doña Suyapa Padilla, ella quedó viuda en enero de 1980 cuando mataron de cinco balazos a su marido, Camilo López Baca, el tío que motivó a Luis Enrique a demostrar su talento fuera de Nicaragua. El autor de esa muerte fue enjuiciado y dejado en libertad.

Quedé muy adolorida, muy triste, estaba yo muy jovencita, tenía 28 años de edad y me quedaron dos hijitas, una de ocho meses y la otra de dos años y mi marido muerto. Yo tengo el Señor de los milagros que me protege y me ayuda para toda la vida”, dice esta amable señora que demuestra su cariño por ese chavalo que un día se fue para regresar triunfante.

Esto ha dicho Luis Enrique Mejía López de su canción “Autobiografía”:

 

...

Notas Relacionadas