Dolor y calentura en los animales

Muchas veces los dueños se desesperan porque su mascota está adolorida o con calentura, ¿Qué hacer?

mascotas

Muchas veces los dueños se desesperan porque su mascota está adolorida o con calentura, es apropiado entonces hacer algunos comentarios acerca de estos dos importantes factores de la reparación de un miembro u órgano afectado.

El dolor es la respuesta neural al daño o injuria de un miembro u órgano en el cuerpo del animal. Hay dos factores que debemos tomar en cuenta, en lo personal, difícilmente, salvo que sea absolutamente necesario, doy medicamentos contra el dolor, se preguntarán ¿por qué? la razón es porque el dolor es lo único que me asegura de que el animal necesita reposo.

Si a nosotros nos duele algo, una mano, una rodilla, el hígado, la cabeza, tomamos algún analgésico y luego hacemos reposo, no se nos ocurre saltar, correr, brincar, ni nada de eso, el animal, nuestra mascota, es distinto, si le quito el dolor, comienza a brincar, saltar, correr, jugar como de costumbre, porque no siente dolor, agravando la mayoría de las veces el cuadro o enfermedad que sufre.

El dolor, por lo tanto, es un aliado en la recuperación del paciente.
Por otra parte, lo que los dueños no saben, es que si ellos quieren medicar por su cuenta contra el dolor, generalmente perjudican al paciente, porque el acetaminofén, la aspirina, el diclofenac y el paracetamol, solo por nombrar los más comunes, son todos tóxicos en mayor o menor grado para los animales. Si el paciente tiene una herida quirúrgica, prefiero que haga reposo y no se mueva porque siente dolor, a que ande corriendo y brincando porque le quite el dolor y luego se le rompan todos los puntos.

El otro gran tema es la calentura. Recordemos primero que la temperatura normal de un perro es de 38.5° a 39.5°
Gran preocupación vemos en los rostros de la gente cuando su perro o su gato están con calentura. Sin embargo, para mí la calentura es un signo positivo, una evidencia de que el cuerpo está luchando contra la enfermedad.

La temperatura es muy fácil bajarla, pero, es sumamente difícil subirla.
Mientras la temperatura sea controlable (menos de 41°), muchas veces la dejo actuar, porque me aumenta el metabolismo, aumentándome la capacidad de recuperación del animal.

Con temperaturas mayores claro que debo controlarlas, pero eso ya es mas fácil.
Si el dueño quiere bajar la temperatura, le agradecemos que no dé medicamentos, dado que la mayoría de las veces causan daño al animal, muchas veces irreversibles, solamente que use hielo, envuelto en un pañuelo o toalla, y esto se lo aplican en la nuca del animal, lo que baja la temperatura rápidamente.

Porque los animales nos importan.
Prof. Dr. Enrique Rimbaud
erimbaud@gmail.com
88521488 / 22773415

...

Notas Relacionadas