Una práctica peligrosa

Cubrir el coche de su bebé con una manta es un peligro

mama-con-carriola-bebe-660x400

Muchas madres optan por cubrir los cochecitos con una manta para evitar que les pegue el calor al bebé, sin embargo, esta práctica es más peligrosa de lo que pensabas.

Una investigación realizada por el por el sueco Svante Noorgen, pediatra del Hospital Astrid Lindgren en Estocolmo, aseguró que al tapar los carritos con una manta se aumenta mucho más la temperatura ocasionando que el bebé presente golpes de calor.

La mayoría de los cochecitos de bebés cuentan con capotas muy amplias para cubrir al niño del sol, también existen algunas que tienen su propia ventilación con sistemas de cierres o velcros. Así que cuando se coloca una tela o manta sobre ella solo se crea un efecto invernadero lo que impide la circulación de aire.

Según el estudio realizado en Suecia, cuando un carrito está expuesto al sol alcanza los 22 grados de temperatura, sin embargo, estos números varían cuando se les coloca una manta encima, ya que alcanza generalmente los 34 o 37 grados.

 Lea más detalles en: ¿Existe una verdadera amistad entre hombres y mujeres?

Es importante destacar que los niños tienen un equilibrio fisiológico más débil que los adultos, lo que ocasiona que su temperatura aumente hasta cinco veces más rápido que las personas mayores.

Según Noorgen, los carritos cuando se les coloca una tela encima aumenta el calor muy rápido, “es como si se convirtiera en un termo”. El especialista explica que si la temperatura del bebé aumenta mucho, su cuerpo asume que está de vuelta al útero lo que haría que deje de respirar.

Para evitar estos desequilibrios fisiológicos se debe evitar salir con el bebé en las horas centrales del día, además se tiene que pasar la mayor cantidad del tiempo en la sombra, utilizar una sombrilla y mantenerlos hidratados.

Puede interesarle: Seis beneficios de dormir en pareja

...

Notas Relacionadas