Lluvias los sorprende

En veinte minutos las calles se convirtieron en ríos

calles

Calles convertidas en ríos es una de las situaciones constantes del mercado en la época lluviosa. HOY/Foto: Manuel Esquivel

calles
Calles convertidas en ríos es una de las situaciones constantes del mercado en la época lluviosa. HOY/Foto: Manuel Esquivel

HOY

Los días lluviosos son considerados como una bendición, sobre todo cuando vienen a opacar las altas temperaturas de la capital.

Lo que muchos en este mercado no quieren pasar es el riesgo de cruzar las calles del Gancho de Caminos, ya que estas se convierten en ríos de fuertes correntadas.

“Este problema se da cada vez que llueve, no es la primera vez que me agarra un aguacero por esta zona, realmente me da miedo cruzarme la calle”, expresa Mario Méndez, un anciano que asegura venir de vez en cuando a este mercado a realizar compras.

Veinte minutos de lluvia fueron suficientes para dejar intransitable las calles de este sector, donde muchos se arriesgaron a cruzar colocando adoquines que les permitían saltar sobre el agua.

“Mucha gente se arriesga y es que uno tampoco se va a quedar esperando que esa corriente baje, sobre todo porque entre más pasa el tiempo, más difícil es el paso”, manifiesta Mariana Zamora, una estudiante que prefirió cruzar la fuerte corriente.

calle
Acostumbrados a las inundaciones se notan algunos comerciantes del sector del Gancho de Caminos. HOY/Foto: Manuel Esquivel

El estado de las calles en este sector es lo que permite que las corrientes se formen, arrasando con todo lo que encuentren a su paso, esta es una de las razones por las que después de las lluvias, abunda la basura en la zona.

Adaptados

No se sabe si es que los comerciantes ya perdieron la esperanza de que reparen dichas calles o es que simplemente ya se adaptaron a la situación, pero lo que sí está claro es el estado de vulnerabilidad en el que trabajan.

“Los vendedores no se van a mover, porque este es su lugar de trabajo, pero es notable el peligro que corren si el agua pasa por debajo y encima de sus puestos, aquí se necesita exigir seguridad”, expresa Luis Solórzano, comprador.

Si algo ha atraído en el Oriental, es el ingenio y creatividad que tienen los comerciantes, esto no dejó de resaltar la mañana de ayer mientras la gente intentaba buscar una solución para cruzar la corriente.

Acarreadores cobraban cinco córdobas para cruzar a las personas. HOY/Foto: Manuel Esquivel.
Acarreadores cobraban cinco córdobas para cruzar a las personas. HOY/Foto: Manuel Esquivel.

“Cinco pesos estaba cobrando un chavalo para cruzarte en su carretilla, eso a muchos les dio risa, pero es mejor pagar eso a dañar los zapatos o caerse y quebrarse un pie por saltar mal en los adoquines”, añade Luis.

Las calles del Gancho de Caminos no son las únicas que terminan inundadas, después de una fuerte lluvia, el sector de El Novillo es otro de los más afectados.

A pesar de los múltiples llamados de los comerciantes a las autoridades, no han tenido respuesta para buscar una solución a este problema tan constante en la época lluviosa.

...

Notas Relacionadas