Un negocio de hombres

Cortan, cosen, arman, acomodan y venden colchones artesanales

colchones1
Los vendedores de colchones han heredado el negocio de otros varones integrantes de su familia. Manuel Esquivel

 

HOY

La esquina principal del Gancho de Caminos, es conocida por la venta de colchones, pero lo que pocos han notado es que la mayoría de los comerciantes de estos tramos son varones.

“Creo que ni nosotros mismos nos hemos puesto a pensar el porque solo trabajamos hombres en la mayoría de los negocios, pero sí sé que los que estamos en esto hemos sido heredados por otros hombres”, expresa Mario Mendoza, quien lleva en el negocio de los colchones 25 años.

El trabajo de estos comerciantes comienza con la compra de los materiales que necesitan para fabricar los colchones que venden.

La tela, la esponja, los zíperes, los hilos y una máquina de coser son las herramientas que no pueden faltar en los tramos de estos caballeros.

colchones
Una de las funciones de estos comerciantes es armar y coser las fundas, donde colocan los colchones que luego venden. Manuel Esquivel

“Cada uno, de los que trabajamos en esta zona elabora sus propios productos, por esta razón siempre hay varios trabajando en un mismo puesto”, manifiesta Marvin Chávez.

Familia

La dinámica de trabajo de estos vendedores consiste en repartir las labores, por lo que cada uno tiene una función diferente.

“Yo trabajo con mis hermanos, uno cose, otro forra, otro vende, el otro corta la tela y así todos trabajamos y ganamos dinerito”, asegura Mendoza.

A pesar que cada quien tiene una función dentro del negocio, todos tienen experiencia en cada una de las áreas en las que se dividen.

Estos comerciantes demuestran que trabajar unidos y en familia es la clave del éxito que logran en cada uno de sus negocios.

...

Notas Relacionadas