La castración de las vacas

Beneficios de castrar las vacas

Vaca

HOY/ Tomado de internet

En producción animal, sobre todo en ganadería, nos enfrascamos para producir carne en la cría de novillos o toretes, esperando a veces 2 o 3 años en el mejor de los casos para su terminación y engorde, o más en los sistemas tradicionales de cría, pastoreo o repasto.

Ya cuando descartamos la vaca, no le damos el tiempo suficiente para engordar y generalmente la malvendemos, dejando de aprovechar una excelente conversora de pasto a carne.
Generalmente, hacemos un mal manejo del descarte y la selección, dado que vemos que la hembra demora en adquirir cuerpo y volumen atractivo para la venta.

¿Por qué pasa esto? Recordemos que la vaca tiene un celo cada 21 días, es decir, que en dos meses ha tenido por lo menos tres celos, durante este tiempo, la vaca pierde el apetito, disminuye su producción láctea y camina de 4 a 5 veces más que lo acostumbrado, todo esto hace que la vaca pierda unos 20 a 30 kilogramo (kg) por celo, como la vaca engorda alrededor de 1 kg diario esto hace que la conclusión final sea de que pasa el tiempo y la veo siempre con el mismo peso, solo engorda al preñarse, ¿por que? por la falta de celo.

Si castramos la vaca eliminamos el celo, y con esto, la vaca engorda rápidamente, incrementando su peso entre 30 a 50 kg mensuales, dependiendo de su alimentación, por lo que una vaca con tres meses de castrada va a tener seguramente 100 kg más, mejor cuerpo y conformación.

La castración de la vaca es una técnica de larga data, existiendo varios métodos: Dutto, Esminger, Chaisignac, etc., nosotros preferimos usar el método de Dutto porque es rápido, indoloro, seguro y con grandes resultados en el breve plazo, dando una alternativa más de ingresos al productor, al poder vender vacas gordas en muy corto plazo.

vacas2

Por otra parte, nos aseguramos de enviar al matadero vacas gordas y vacías, por lo que no sufriremos del castigo de descuento por kg de feto, además de que la castración permite que la vaca engorde rápidamente y distribuya mejor la grasa.

Pueden aprovecharse también para el engorde de terneros, terneros lechales, dado que la castración no suspende la lactación, al contrario, al no tener celo, la producción lechera es indefinida en el tiempo aprovechando para engordar el ternero al pie de la madre.

La técnica es rápida, pueden castrarse más de 200 vacas por día, económica, no cuesta más de 15 dólares por animal, segura, ningún animal sufre consecuencias y salen de la manga directo a comer sin problemas.

Definitivamente, una excelente herramienta de manejo, de realizar descartes sin remordimientos, y engordar animales en corto plazo para su venta, y así seleccionar en forma dura y decidida para conformar un hato de altos índices productivos.

Señores productores, no pierdan dinero, castren sus vacas y aprovechen a vender carne de calidad en plazos reducidos.

Dr. Enrique Rimbaud, consultor animal, erimbaud@gmail.com 88521488.

...

Notas Relacionadas