La huella de monseñor Leovigildo

Para su sobrino, Javier Sevilla López, la labor de su tío es un orgullo para todos los boaqueños

Pedro Leovigildo López Fitoria, Granada, entierro, Boaco, monseñor, iglesia

Boaqueños y sacerdotes lo recuerdan con mucho cariño. HOY / Melvin Rodríguez

Pedro Leovigildo López Fitoria, Granada, entierro, Boaco, monseñor, iglesia
Boaqueños y sacerdotes lo recuerdan con mucho cariño. HOY / Melvin Rodríguez

HOY/ Boaco

Pobladores de Boaco, obispos y el cardenal Leopoldo Brenes despidieron ayer a monseñor Pedro Leovigildo López Fitoria, quien murió el pasado viernes en Diriá a los 89 años de edad.

Según monseñor Jorge Solórzano, obispo de la Diócesis de Granada, López Fitoria pidió ser enterrado a los pies de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en la parroquia Santiago, en su natal Boaco, de donde salió a los 14 años, para iniciar sus estudios sacerdotales.

Luego de la misa en honor a monseñor López, se realizó una procesión por las calles de la parte alta de la ciudad, donde los pobladores salían de sus casas a despedir al primer sacerdote boaqueño del siglo XX y el primer obispo de la historia de la ciudad.

En 1972, López inició sus labores como obispo de la Diócesis de Granada, las cuales concluyeron en 2003.

El cardenal Leopoldo Brenes lo recuerda como un hombre sencillo. “Además de ser un hermano obispo, siempre fue muy claro en su doctrina, siempre nos enseñó mucho, fue un maestro”, comentó.

...

Notas Relacionadas