El cumpleaños de Toñito

Disfrute de este hermoso cuento junto a sus hijos

Captura
Ilustración: Cristopher Vallejos

HOY/COLABORACIÓN

Cierto día, en el bosque, se organizó una fiesta para celebrar el cumpleaños de Toñito, un ratoncito gris, gordo y simpático, de cola larga y suave. Los invitados fueron todos los animales a excepción del elefante Samir, que era joven, corpulento, de manos y piernas largas y torpes, pero muy solidario y trabajador. No fue invitado porque Toñito le tenía miedo por grande y fuerte que se miraba.

La fiesta se preparó en casa de la paloma Lucía, los invitados bailaron muy contentos, también disfrutaron de ricos bocadillos y refrescos.

Ya casi al terminar la fiesta, Toñito dijo:

—Nos despediremos con unos lindos juegos artificiales.

Todos se alegraron. El conejo Lalo, quien era el más avispado, se ofreció para encender y disparar los juegos pirotécnicos. Gritaron y aplaudieron al ver las luces en el gran cielo azul. Estuvieron tan distraídos, que no se percataron que uno de los cohetes fue a caer al techo de la casa de zacate y madera, la que enseguida se incendió.

Cuando percataron del incendio, comenzaron los gritos:

—¡Auxilio! ¡Socorro! ¡Nos quemamos!

Como en ese instante, el elefante Samir, pasaba por el lugar, escuchó el alboroto y enseguida acudió a apagar el fuego con su larga nariz. Cuando concluyó la tarea, los animales, muy alegres, lo aplaudieron y felicitaron por la gran labor que había realizado.

Cuando volvió la calma, el ratoncito Toñito, apenado, dio las gracias y le pidió disculpas al elefante Samir.

—No debemos juzgar a las personas por su apariencia, sino por el corazón que tienen —dijo Toñito muy conmovido.

 

  • Alba Rosa Pastora

    Felicitaciones maestra, hay que continuar cultivando ese talento.

...

Notas Relacionadas