Terreno mantiene en conflicto a madre e hija

Ambas partes se culpan de agredirse

IMG_0520
Esta es la vivienda construida en el terreno que ambas partes reclaman como suyas. HOY/Priscila Gómez

HOY

 

Integrantes de una familia que habitan en el barrio Daniel Ortega, situado en el Distrito Seis de Managua, permanecen en constante conflicto por un terreno que reclaman como suyo.

Por un lado, Irene Manzanares Hernández asegura que su progenitora Lisseth Hernández Rodríguez y su hermana Ruth Gómez pretenden desalojarla del terreno en cuestión.

Mientras tanto, doña Lisseth aduce que no tiene la idea de desalojar a su hija Irene, debido a que fue ella misma quien le otorgó ese terreno dentro de su propiedad para que habitara con sus dos hijos (nietos).

“Ella lo que quiere es todo el terreno, el marido de ella me dijo que les diera dónde vivir por tres meses y yo les di dónde vivir, ahora llevan más de ocho meses ya”, expresó doña Lisseth.

En tanto, el esposo de Irene, Leonardo Blandón, que trabaja como guarda de seguridad, manifestó que su suegra les otorgó el lugar para vivir hace dos años.

“Tenemos como más o menos unos seis meses de estar peleando este terreno, soy una persona de escasos recursos que no tengo dónde vivir”, indicó Blandón.

El problema ha llegado hasta las autoridades de dicho distrito, pero supuestamente los lotes de terreno son áreas verdes ubicadas en ese barrio.

Echó cerco

Las viviendas están ubicadas en el mismo terreno, doña Lisseth asegura que le daba permiso a su hija para que pasara por su espacio y así acortar el camino, sin embargo la señora manifiesta que los problemas han sido peores.

“Ella busca siempre cómo pelear, me trata mal, si me ve barriendo aquí me dice que me va a sacar a machetazos”, manifestó la señora.

Es por esa razón que tomó la decisión de echar cerco en su espacio y dividir los terrenos para que no hubiera más conflictos.

Ruth Gómez, hermana de Irene, dijo que ellos decidieron llevarla a ese lugar y darle dónde vivir porque anteriormente alquilaban una vivienda en el barrio Santa Elena de la capital pero fueron desalojados.

“Lo que ella tiene de vivir aquí son como ocho meses, nosotros sí tenemos dos años de vivir aquí. El marido de ella (de Irene) recibió un terreno antes y lo vendió en 14 mil pesos (córdobas), lo acaban de correr del trabajo y le dieron liquidación y no fue digno de comprar una lámina de zinc para su vivienda”, mencionó Gómez.

“Ella se comporta mal conmigo, a todos nosotros nos ha llevado a la Policía, dice que ella es la dueña de mi terreno, yo eché el cerco para que se acabara el conflicto”.
Lisseth Hernández, progenitora
Lisseth Hernández, progenitora

 

...

Notas Relacionadas