La problemática de los burritos

Sin lugar a dudas, entre todas las tradiciones y atractivos turísticos que tiene nuestro bello norte, tanto en Madriz como en Nueva Segovia, se encuentran en primer lugar los burritos de Ocotal y de Somoto.

 

burritos

HOY

Sin lugar a dudas, entre todas las tradiciones y atractivos turísticos que tiene nuestro bello norte, tanto en Madriz como en Nueva Segovia, se encuentran en primer lugar los burritos de Ocotal y de Somoto.

Ambas ciudades se disputan ser la capital del burro, ya que los dos lugares organizan y ostentan su Festival del Burro, mientras la población de burritos va disminuyendo año con año, sin posibilidades visibles e inmediatas de poner solución a este problema.  ¿Por qué van disminuyendo los burritos?

Por un lado, la venta indiscriminada de sementales, hembras y crías a productores y particulares de los demás departamentos para la “fabricación” de machos, mulares y burdéganos … por otro lado, la escasa reproducción implementada entre los dueños de burros que no llega al 2% de repoblación anual, cifra totalmente insuficiente para mantener una especie… y finalmente, el hecho que hace más de cien años no se renueva sangre entre los burros, por lo que hay una gran consanguinidad (inbreeding) entre los mismos perjudicial para su desarrollo y reproducción. ¿Qué medidas se pueden o deberían tomar?

De alguna manera, los alcaldes de los principales centros de burros (Macuelizo, Mozonte, Ocotal, Somoto y Totogalpa) debieran estimular la reproducción entre los tenedores de burras, premiando cada parto, así como prohibir la comercialización y venta de burros fuera del departamento.

Por otra parte, una medida emergente podría ser que las Alcaldías promovieran el intercambio de reproductores macho entre los tenedores de burro de las diferentes comarcas, lo que solucionaría en forma paliativa el problema de consanguinidad al intercambiar reproductores.

Si se consiguiera presupuesto, sería bueno que cada Alcaldía comprara buenos reproductores fuera del país, brindando el servicio de monta a las hembras de las diferentes comarcas para darles mayor fuerzo y vigor híbrido, reforzando las razas y ejemplares.

Lo cierto y real es que si no se toman medidas, en pocos años, la población de burros norteños será un reliquia del pasado, de la que solo hablarán en reportajes en retrospectiva, mientras se admiran fotos de la época.

No queremos que los burros sean un recuerdo, sino una realidad, máxime por el rol económico y social que representan al ser parte del sostén de familias campesinas en condiciones de pobreza.

¡Rescatemos los burros del norte!

Prof. Dr. Enrique Rimbaud. Correo: erimbaud@gmail.com/ Teléfonos: 88521488 / 22773415.

...

Notas Relacionadas