Las arañas, los reptiles y la soledad

¿Por qué existe esta demanda de arañas y reptiles, demanda creciente en los países desarrollados?

 

HOY/COLABORACIÓNARAÑA
Para los que no saben y no conocen, Nicaragua es un gran exportador de arañas y reptiles a diversas partes del mundo. Entre las especies destacan iguanas, gallegos verdes, garrobos negros, colachatas, pichetes, tortugas varias, boas, coralillos, gueckos, ranas de diversos tipos, tarántulas y grandes arañas.

Estos animales no son extraídos de la naturaleza, no son el fruto de la depredación ni del tráfico ilegal, sino que son criados, reproducidos y exportados por diferentes zoocriaderos, que hacen de la cría y venta de arañas, reptiles y anfibios, una forma de vida, trabajando en total legalidad, con todos los permisos y habilitaciones por parte del IPSA y Marena.

Pero, ¿por qué existe esta demanda de arañas y reptiles, demanda creciente en los países desarrollados? ¿Cómo es que se crea un mercado para estas especies, que a tanta gente asustan y repelen?
Muy sencillo… son el resultado de la soledad en el ser humano.

En la mayoría de los países desarrollados, cada vez más gente vive sola. En Suecia, un 47% de la población vive sola, en Noruega un 40%, en Francia un 31%, en los Estados Unidos un 28%, en España un 24%, en Japón un 14% y en México han llegado al 11%.

Para ser más realistas y contundentes, ese 28% de los Estados Unidos, significan 31 millones de personas.
Esas personas están inmersas en un sistema alienante, en el cual salen temprano a trabajar, recorren grandes distancias para llegar al trabajo, y llegan tarde a sus casas, cansados y sin ganas de nada más que descansar… pero el hombre de por sí, no le gusta vivir solo. Quieren tener o precisan tener una mascota.
En este contexto, un perro o un gato complican la vida de los “solitarios”, dado que hay que sacarlos a pasear, darles de comer dos veces por día, limpiar materia fecal y orina, bañarlos, etc., por lo que se deciden finalmente a tener como compañía una araña, un lagarto o una serpiente.

Estas mascotas exóticas les resultan bien prácticas, porque no tienen que sacarlas a pasear, su orina es tan sólida como la materia fecal y fácil de limpiar, además que no hiede, los pueden alimentar una vez por semana, y no precisan bañarlos ni limpiarlos.

Definitivamente, esto ha creado un gran mercado, donde los “solitarios” adquieren sus mascotas exóticas buscando tener una “compañía” que no les complique sus azarosas vidas.

Dr. Enrique Rimbaud, erimbaud@gmail.com Teléfonos: 22773415 / 88521488

...

Notas Relacionadas