Con calma y sin prisa…

La juventud debe tomar con cautela los impulsos sexuales que llegan con la edad

 

prisa

HOY / colaboración

Todos los momentos de la vida son importantes, pero hay uno en especial que se considera el punto de partida, la cúspide altísima donde se alza el vuelo hacia las aventuras y bondades de la existencia, hacia la felicidad, el futuro próspero y hacia el amor.

¿Cuál es esa etapa? La “juventud”, ese momento en que los cuerpos y las mentes de los seres humanos se llenan de fertilidad, donde todo sabe a intensidad y descubrimiento, pero también es preciso mencionar que durante esta fase surgen peligros y amenazas que tienen mucha relación con la llegada insondable del deseo sexual y su consumación.

Durante la adolescencia los jóvenes están propensos a rendirse ante sus apetitos sexuales, la necesidad de experimentar el placer, que por cierto es algo muy natural debido a que nacemos siendo seres sexuados.
Ante estas nuevas fijaciones y actitudes, los padres solo tienen una tarea, buscar a toda costa la manera más efectiva de postergar la iniciación de la vida sexual en sus hijos.

Siga leyendo más acerca de este tema en nuestra versión impresa del viernes 17 de junio…

...

Notas Relacionadas