Nada de permisos nuevos en el mercado de Jinotepe

En el mercado de Jinotepe ya no hay espacio para nuevos vendedores

mercado, jinotepe, calles, comerciantes

HOY/ Carazo

Bidkar Estrada es administrador de empresas, le trabajó a una institución del Estado, pero como lo despidieron, se dedicó a vender ropa usada.

Este joven profesional, desesperado por mantener a su familia, sale a vender a diferentes municipios y departamentos, pero este lunes y martes optó por quedarse en una acera del mercado viejo de Jinotepe, de donde fue desalojado.

Agregó que fueron unos inspectores de la Intendencia que llegaron y que estos tenían órdenes superiores de sacarlo, pero que podía gestionar un permiso en la Alcaldía para vender en ese lugar.

Estrada manifestó que en su primer día de trabajo pagó diez córdobas de impuesto a la comuna, pero ayer muy de mañana que extendía la ropa en el suelo, fue visitado por los supervisores.

“Yo antes de llegar ahí les pregunté a varias personas conocidas cómo hacían para vender y me dijeron que solo llegan, se tienden y les cobran su piso sin necesidad de sacar un permiso”, dijo este comerciante jinotepino.

“Están atrasando el desarrollo de la ciudad, existe un mercado nuevo para utilizarlo y que se está deteriorando, estamos expuestos a que un vehículo nos golpee”.
José Aguilar, poblador
José Aguilar, poblador

Prohibición

Sobre este caso se buscó la versión de María José Medrano, intendenta del mercado, pero no se encontraba en su oficina. Vía telefónica comunicó que por el crecimiento de nuevos comerciantes, ya no existen espacios disponibles.

Señaló que no están otorgando permisos a personas que pretendan vender sobre las aceras, porque es prohibido y que todo aquel que desee andar como vendedor ambulante, que carga su mercadería, puede hacerlo sin ningún problema, pero de manera ordenada.

“Creo que no debería de ser así, porque nosotros tenemos que ir en la carretera y bloqueamos el paso de los vehículos”.
Jessenia Montalvan, pobladora
Jessenia Montalvan, pobladora

A las oficinas de la Intendencia llegó Yolanda Vargas, quien tiene una tienda de zapatos, la cual se quejó de otra ciudadana que tiende varios sacos de frijoles sobre su acera.

“No se fijan que tienen que dejar un caminito para dejar el espacio del peatón y el derecho del otro comerciante que tiene su venta”, dijo Vargas.

Es un peligro para nosotros porque nos obligan a caminar al centro de la calle”.
María Guadamuz, pobladora
María Guadamuz, pobladora

 

...

Notas Relacionadas