Comerciantes no descansan ni un día

Trabajan de lunes a domingo sin descanso

Trabajador
Vendedores siempre tienen que madrugar para atender bien a sus clientes. HOY/Priscila Gómez

Doña Dalia María Cano es una comerciante originaria del departamento de Masaya que a diario se levanta a las 4:00 de la mañana para abordar un camión que la conduzca hasta el mercado Iván Montenegro, en Managua. Ella lleva cinco canastos con verduras.

Esa es su rutina diaria, de lunes a domingo, ya cuando son las 4:00 de la tarde alista la mercadería que le sobró para regresar a su casa y ver a sus tres hijos.

Como esta historia, son muchas las que se encuentran en los mercados capitalinos, la mayoría de los comerciantes llegan desde muy temprano para ofrecer sus productos.

Ayer se celebró el Día Internacional de los Trabajadores y hoy la mayoría de las personas no trabajaron de acuerdo con el Código del Trabajo que indica que cuando un día feriado nacional cae en domingo se debe retribuir con el siguiente día.

Venden más

Pero estas personas no se detienen en su afán de ganarse el pan de cada día y aseguran que cuando hay un día feriado es cuando más venden. “Como todos los trabajadores están de vacaciones a nosotros nos va bien”, expresó Cano.

Oswaldo Ramírez, originario de Chontales, es otro comerciante que desde las tres de la mañana ya está en el Iván ofreciendo queso. Asegura que él junto con seis personas más, fueron de los primeros vendedores en llegar al mercado.

“Nosotros abrimos este mercado cuando venimos de allá (de Chontales) con queso, traíamos un camión llenito entre los seis”, expresó.

”Viajo desde Masaya para darles de comer a mis tres hijos, ellos van a clases y yo me vengo a vender”.
Dalia Cano, comerciante
Dalia Cano, comerciante

El día a día

La mayoría de los comerciantes trabajan sin descanso y sin días feriados para poder sacar adelante a sus hijos, por eso es casi imposible que se den un día libre.

“Nosotros los comerciantes nunca descansamos porque dependemos por sí solas y no de un salario, sacamos el día a día”, expresó la comerciante Beatriz Ayala.

Y así se logran conocer poco a poco las historias de comerciantes que no descansan para que usted sea atendido de la mejor manera cuando visite cualquier mercado capitalino.

”Nosotros los comerciantes nunca descansamos, la empresa privada sí da feriado, yo he trabajado, pero desde que soy comerciante no descanso”.
Beatriz Ayala, comerciante
Beatriz Ayala, comerciante

Satisfacción

La mayoría de los comerciantes coinciden en que, aunque tengan que desvelarse en las madrugadas y muchas veces preocuparse cuando las ventas están escasas, su mejor satisfacción es poder sacar adelante a sus hijos.

Ese es el caso de don Oswaldo Ramírez quien tiene seis hijos, entre ellos una doctora, pero asegura que su prioridad es que sus vástagos aprendan a hablar inglés, la mayoría de ellos ha estudiado ese idioma.

La mayoría de los comerciantes que ofrecen perecederos y frutas en los diferentes mercados deben esperar a los camiones que vienen del interior del país en horas de la madrugada.

Una de las cosas que más lamenta Beatriz Ayala es tener que dejar a su hijo para ir a vender muy temprano al Iván.

Esperan que la situación mejore en cuanto a las ventas, don Oswaldo aduce que años atrás vendía 170 quintales de queso a la semana y ahora solo vende unos 30.

...

Notas Relacionadas